EL SENDERO DEL VALCORBA paso a paso (Valladolid)

PRC-VA21. Sendero Valcorba. Santibáñez de Valcorba. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Galleg
PRC-VA21. Sendero Valcorba. Santibáñez de Valcorba. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Fácil paseo para realizar en familia por el entorno de la localidad vallisoletana de Santibáñez de Valcorba mientras se disfruta del típico paisaje de páramos y pinares característico del este de la provincia. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de SIEMPRE DE PASO me ayuda a generar contenido gratuito para que lo disfrutes.
 © Texto y fotografías:  JAVIER PRIETO GALLEGO  

A efectos geográficos, Valladolid es la única provincia de España sin montañas. Pero eso no quiere decir que no haya lugares a los que uno no se pueda uno subir para echar un vistazo a los alrededores. Y disfrutar desde arriba de una extensión en kilómetros tan grande como si en vez de subir un desnivel de 300 metros se hubiera subido de 1.000. De hecho, en esta provincia de perfiles llanos lo que abundan son dos tipos llanuras: las de abajo y las de arriba. Así es como se conforman muchos de sus valles: abajo la llanada plana, ancha, abierta por un arroyo culebreante o un río tranquilo y a los lados las cuestas que aúpan en un plis plas hasta la planicie del páramo.

Santibáñez de Valcorba. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

Y así de típico es también el paisaje que vamos a encontrar en este paseo en torno a la localidad vallisoletana de Santibáñez de Valcorba, un pueblo del sureste provincial que tiene mucho que ver, por historia, paisaje y paisanaje con sus vecinas tierras segovianas. Tanto como que en la actualidad pertenece a la Comunidad de Villa y Tierra Antigua de Cuéllar mientras que una parte del valle abierto por el Valcorba, que nace en Bahabón y desemboca, 26 km después, en el Duero, forma unidad con la comarca segoviana de Tierra de Pinares.

Señalización del PRC-VA21 al inicio del Sendero del Valcorba. Santibáñez de Valcorba. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

EL PASEO

El paseo, señalizado en todo su recorrido como “PRC –VA21 Sendero del Valcorba”, arranca en el parquecillo de la Fuente Vieja. Las bandas amarillas y blancas enseguida nos sacan del pueblo para acometer la cuesta que lleva hacia el saliente sobre el que se alzan las antenas de telefonía. Antes pasa junto a un depósito de agua y, a partir de ese punto, se interna en el pinarcillo que tapiza la varga. Es el camino del Pico, una denominación que, a todas luces, puede parecer excesiva para alguien acostumbrado a caminar entre montañas pero que aquí se ajusta a llamar así a la altura más destacada.

PRC-VA21. Sendero Valcorba. Santibáñez de Valcorba. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

Este tramo, cuatro o cinco revueltas que sirven para pasar del fondo del valle al páramo, es un buen sitio para fijarse en el suelo que se pisa, una rampa de color blanquecino que nos habla de los materiales margosos que la erosión ha ido aflorando con el tiempo. Son laderas de yeso, pegajosas e intransitables cuando se mojan, en las que abundan pequeños fragmentos de cristales yesíferos, algunos diminutos que relumbran como chispazos en cuanto les da el sol y otros de mayor tamaño, entre los que no es difícil encontrarlos con una característica forma de punta de flecha.

Extensiones de pinar en el valle del Duero a la altura de Sardón. Desde el sendero de pequeño recorrido PRC-VA21. Sendero del Valcorba. Santibáñez de Valcorba. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

Tras un par de paradas para recuperar resuello se alcanza la superficie culminante del páramo, a 874 metros de altitud. Suficiente para disfrutar de las vistas, llenas de pueblos, campos de labor y pinares, cuando el camino se arrima a los bordes. Vale la pena, si los campos no están sembrados, alejarse unos metros del camino y acercarse hasta la torre de observación de ladrillos que se ve hacia la izquierda nada más llegar arriba. Es un privilegiado asomadero con amplísimas vistas sobre el valle del Duero, sus pinares, sus caminos y sus pueblos.

PRC-VA21. Sendero Valcorba. Santibáñez de Valcorba. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

De vuelta al camino del Pico y tras conectar, sin tomarlo, con un camino que sube por la izquierda, el descenso se inicia en la siguiente bifurcación. El regreso hacia Santibáñez se realiza por la parte baja y plana del valle. Tras cruzar la carretera, las señales del paseo nos llevan hasta el encuentro con el arroyo que da nombre al valle. Y no deja de asombrar que esta hoy exigua corriente de agua, apenas una línea discontinua de encharcamientos minúsculos, tuviera entidad y fuerza para mover en su viaje hacia el Duero una considerable lista de molinos en los términos de Bahabón, Torrescárcela, Aldealbar o Santibáñez de Valcorba.  Algunos de ellos, como el de Los Álamos, cerca de Torrescárcela, o el de Aldealbar, aún mantienen en pie parte de unas estructuras que, además de avivar nostalgias, muestran claramente, por sus dimensiones, la importancia y vitalidad que debieron de tener en su momento.

PRC-VA21. Sendero Valcorba. Santibáñez de Valcorba. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

En el paseo, el arroyo se cruza por un puentecillo de madera en el único punto del recorrido en el que una señal, que indica un giro a la izquierda, puede prestarse a confusión. No importa mucho. El sentido de la marcha es claro. Unos pocos metros después de cruzar el arroyo caminamos ya por los pinares maduros, tan característicos de los suelos arenosos vallisoletanos y segovianos. Como a unos 500 metros del arroyo, el paseo conecta con el camino de los Pocillos, que se toma hacia la derecha, y, kilómetro y medio más adelante, con el de Alba de Yeltes, que también se toma hacia la derecha. El círculo se cierra en otro kilómetro más cuando arribamos al parquecillo de la Fuente Vieja, un sitio estupendo, con mucha sombra, mesas y bancos, para rematar la jugada reponiendo las fuerzas que cada cual haya gastado.

PRC-VA21. Sendero Valcorba. Santibáñez de Valcorba. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

PINCHO DE LECHAZO AL ESTILO DE TRASPINERO

Claro que para reponer fuerzas, muchos no tendrán la menor duda en acudir a cualquiera de los mesones de Santibáñez o de la vecina Traspinedo para degustar el plato estrella en la zona: los pinchos de lechazo al estilo de Traspinedo. La receta es tan simple como trocear el lechazo en pequeños trozos que luego se ensartan y se asan a la brasa. Sin embargo, el resultado es tan sabroso que cada fin de semana los mesones se abarrotan de devotos y conversos.

Al parecer, esta peculiar manera de degustar el lechazo tiene que ver con la tradición en la zona de asar pequeños trozos de cordero ensartados en una barra sobre brasas de leña de sarmiento. Era una costumbre propia de las celebraciones especiales que se realizaba contadas veces al año pero con el tiempo acabó extendiéndose a otros momentos. Simple, práctico y jugoso. El truco está, según dicen, tanto en la maña para trocear la carne a su justo tamaño, pequeños trocitos que luego se comen con la mano, como en el sabor que aporta la leña de sarmiento, que es la leña procedente de la poda de las vides, en el asado.

La fama de este plato, que ha alcanzado la categoría de seña de identidad especialmente para la localidad de Traspinedo, cobró fuerza a finales del siglo XX.  


En marcha

Este paseo circular y señalizado como PRC-VA21 arranca en la localidad vallisoletana de Santibáñez de Valcorba.

El paseo

Recorre el entorno de la localidad en un trazado, todo el por caminos anchos y pistas, de 7,5 km muy fácil de realizar y perfectamente asequible para hacer en familia. También en bicicleta. A pie puede hacerse en unas dos horas. El mayor desnivel, que lleva desde el fondo del valle al páramo, se acomete en la primera media hora de marcha. En época de lluvia el camino de subida puede estar muy embarrado. El inicio del sendero está indicado en el parque de la Fuente Vieja, muy bien acondicionado con mesas, bancos y mucha sombra en verano.

Mapa del recorrido

Descarga desde aquí el track para GPS o síguelo en Wikiloc.

Powered by Wikiloc

DÓNDE DORMIR

reserva-online.jpg

¿Te apetece una escapada? Busca aquí tu alojamiento. Reservando aquí tu hotel o casa rural me ayudas a mantener este blog ¡Gracias! (esto no tiene ninguna repercusión para ti en el precio).

Booking.com
More from Javier Prieto Gallego

La catedral de Santiago de Compostela (La Coruña)

Cómo visitar la catedral de Santiago de Compostela, qué ver y por...
Read More

4 Comments

  • Esta ruta está genial! Y muy cerquita en Sardón de Duero tienes tambíen la del polvorín que está genial vas subiendo y acabas viendo todas las viñas de la Abadía. un 10 por el reportaje!

  • Bonito reportaje. Decir que Santibáñez está dentro de la red natura 2000. Solo hay tres áreas en la provincia de Valladolid, en este caso, es un área que combina pino con quejigo, sabina y encina lo que permite a una fauna diferenciada en la zona.

    Respecto al origen del pincho de Lechazo, en Santibáñez se comía el día de San Pedro, el 29 de junio, el día que se ajustaban los amos de los rebaños con los pastores contratados, para cerrar el trato. Se llamaba “la merienda”. Como es una delicia, los labradores que podían, copiaban y lo hacían por Ntra. Señora, en agosto o en Santiago, pero sólo en fechas señaladas. Se comía muy poca carne, los fines de semana como mucho. De hecho, había familias que sólo comían carne de la caza. El cordero y la oveja era una carne muy valiosa, con unas tajadas se hacía un cocido y comía toda una familia.
    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *