PODCAST: PROPUESTAS PARA DISFRUTAR EL OTOÑO EN CASTILLA Y LEÓN

En este podcast te sugiero tres lugares de Castilla y León que en otoño lucen de una manera muy especial. PISTAS es una colaboración del blog de viajes SIEMPRE DE PASO en el programa La Brújula de Castilla y León, de Onda Cero Castilla y León.
Por JAVIER PRIETO GALLEGO

No dejes de consultar lo que sobre esta propuesta he publicado en el blog: https://www.siempredepaso.es/category/otono/

El otoño es uno de mis momentos preferidos del año para realizar viajes porque es también, y durante unas pocas semanas, el momento en el que muchos paisajes se muestran tan llenos de colorido que solo por eso, ya merecen una escapada para contemplarlos. Me estoy refiriendo muy especialmente a esos maravillosos entornos naturales en los que abundan los bosques de hoja caducifolia, como los hayedos y los castañares, que son los que muestran una mayor intensidad de colores. Y, por suerte, en Castilla y León tenemos muchos de estos lugares para poder escoger.

De hecho, Castilla y León es la comunidad autónoma con mayor masa forestal de la península así que seguro que no nos van a faltar rincones en los que disfrutar.

Horreo tradicional con teito y madera apilada en Piornedo de Ancares. Los Ancares. Lugo. Galicia. España © Javier Prieto Gallego;
Horreo tradicional con teito y madera apilada en Piornedo de Ancares. Los Ancares. Lugo. Galicia. España © Javier Prieto Gallego;

Y, uno de esos entornos que están ahora en un momento fantástico son Los Ancares, de los que ya hemos hablado aquí en alguna ocasión. Encontramos este conjunto de valles y montañas que superan en muchas de sus cumbres los 2.000 metros en la esquina en la que se juntan las provincias de León y Lugo. Se trata de un territorio tan intrincado y difícil de recorrer que se fue quedando durante siglos como una especie de burbuja completamente olvidada y perdida en el tiempo. Y, precisamente, ese aislamiento que fue padecido por su habitantes como un estigma que les condenaba a vivir en condiciones de atraso, en comparación con otros territorios vecinos, pues reside hoy una buena parte de su encanto.

De hecho, las construcciones más tradicionales de los Ancares, que son las pallozas, unas cabañas construidas con muros de piedra y techumbres de centeno, se han convertido hoy en un signo de identidad.

Una recomendación que hago siempre ha quien tenga interés en realizar una escapada de dos o tres días por los Ancares es acercarse a conocer una de las pocas pallozas visitables que encontramos allí y que se localiza en la localidad de Pereda de Ancares. Es la Palloza Museo del Señor Antonio, la vivienda que utilizó a lo largo de su vida este vecino de la localidad y que conserva en su interior tanto la estructura típica de estas construcciones como los enseres, herramientas y utensilios que pertenecieron a quienes durante generaciones vivieron en ella. Como digo, ha acabado convertida en un museo imprescindible para rescatar la memoria de la vida tradicional en esta comarca. Si desde Pereda continuamos el viaje hacia Balouta, otro de los lugares imprescindibles en una visita a los Ancares por reunir uno de los mayores conjuntos de pallozas de la comarca, en la subida por el puerto de Ancares vamos a disfrutar de los maravillosos colores que nos ofrecen los bosques en esta época del año

EL CANAL DE CASTILLA

Pero tampoco hace falta irse a lugares montañosos o difíciles de transitar, como el que acabamos de hablar. En mitad de la meseta encontramos uno de esos rincones que estos días está en plena festival de los colores. Me estoy refiriendo ahora al Canal de Castilla, que atraviesa de norte a sur las provincias de Palencia, Burgos y Valladolid.

El Canal de Castilla es una impresionante obra de ingeniería hidráulica trazada a lo largo de los siglos XVIII y XIX que tardo casi 100 años en construirse y que, desde luego, es uno de nuestros grandes tesoros patrimoniales. Tanto, que, a pesar de haber estado durante décadas en un estado de total abandono, podría compararse con el valor patrimonial de una catedral o de cualquiera de nuestros monumentos más reconocidos.

Como digo, se trata de una obra que, además, tiene detrás una historia verdaderamente fascinante y hasta la que merece la pena acercarse en cualquier momento. Por ejemplo, ahora mismo nos vamos a encontrar los caminos de sirga, que son los caminos que corren por las dos orillas del canal, envueltos por el intenso color amarillo de los chopos que lo flanquean. De hecho, además del valor histórico, al que me he referido antes, el Canal de Castilla tiene también un alto valor ecológico, precisamente por ese apretado bosque de ribera que se ha ido formando en muchos de sus tramos a lo largo del tiempo.

Y hablando del otoño y de rincones a lo largo del canal, uno de mis preferidos es la esclusa de Calahorra de Ribas, en la provincia de Palencia. Se trata de un lugar emblemático dentro de la historia del Canal porque fue el lugar preciso en el que dieron comienzo las obras del Canal de Castilla el 16 de julio de 1753 y que tiene, por tanto, una de las esclusas más antiguas del canal y, para mi gusto, una de las más bonitas. Y si lo que queremos es darnos un paseo por las orillas del canal disfrutando del color de los árboles podemos acercarnos desde aquí hasta la primera de las presas de retención, a algo más de un kilómetro, con el aliciente de conocer, además, el lugar en el que las aguas del Canal se cruzan con las del río Carrión. Y, como es un paseo totalmente llano y por caminos, si nos animamos a hacerlo en bicicleta una buena idea puede ser acercarse hasta el puente de Valdemudo, también uno de los primeros en construirse.

Precipicios en el Sendero de los Cortados. Monumento Natural de Monte Santiago. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;
Precipicios en el Sendero de los Cortados. Monumento Natural de Monte Santiago. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;

Por último, otro hayedo que está fantástico en esta época es el del espacio natural de MONTE SANTIAGO, en la provincia de Burgos, con uno de los hayedos más notables del norte de Burgos. Por supuesto, al espectáculo de sus hayas despidiendo la hoja se suma el de unos precipicios con más de 300 metros de altura y el de una cascada, la que protagoniza el río Nervión en tiempo de lluvias, a los pocos metros de nacer, y que podemos disfrutar recorriendo la Senda del Cortado en tres sencillos kilómetros.


Tags from the story
, ,
More from Javier Prieto Gallego

Vía Verde de las Villuercas (Logrosán, Cáceres)

Cae la tarde sobre la Vía Verde de las Villuercas, en Logrosán...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *