Cómo visitar el castro vetón de Yecla de Yeltes (Salamanca)

Murallas del castro vetón de Yecla de Yeltes. Salamanca. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
Murallas del castro vetón de Yecla de Yeltes. Salamanca. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
Dónde está y qué ver en el castro vetón de Yecla de Yeltes. Este castro forma parte de la propuesta turística "Territorio Vetón", mediante la que es posible conocer y recorrer algunos de los más importantes castros prehistóricos del oeste salmantino. Muy interesantes, además de por la historia, por encontrarse todos ellos en entornos paisajísticos de gran belleza.

TERRITORIO VETÓN

Nos dirigimos hacia el oeste salmantino para explorar la propuesta turística conocida como «Territorio Vetón». En concreto, nos acercamos hasta el castro celtíbero de Yecla la Vieja, junto a la localidad de Yecla de Yeltes y explicamos cómo realizar la visita y qué es lo que podemos ver. PISTAS es una colaboración del blog de viajes SIEMPRE DE PASO en el programa «Aquí en la Onda» de Onda Cero Castilla y León. No dejes de consultar lo que sobre esta propuesta he publicado en el blog: SIEMPREDEPASO.ES: https://www.siempredepaso.es/viaje-a-los-castros-prehistoricos-del-oeste-salmantino/

Si te animas a realizar este viaje para disfrutar de pueblos y naturaleza, reserva ya aquí.

Murallas del castro vetón de Yecla de Yeltes. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Murallas del castro vetón de Yecla de Yeltes. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

El yacimiento de Yecla de Yeltes destaca tanto por sus dimensiones como por la contundencia de sus murallas, su estructura o la abundancia de grabados que todavía se descubren en muchas de sus piedras.

Desde luego, lo primero que llama la atención cuando uno se acerca a él es comprobar ya desde lejos su impresionante cinturón defensivo, la muralla, que abraza el espacio en el que los vetones decidieron ubicar, 500 años a.C., una de sus poblaciones. Unas murallas que llegaron a tener en algunos puntos 5 metros de altura y hasta 14 metros de anchura.

Grabados en la muralla del castro vetón de Yecla de Yeltes. Salamanca. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
Grabados en la muralla del castro vetón de Yecla de Yeltes. Salamanca. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego

Pero, si todavía hoy sorprende el volumen de sus murallas, ¿cómo no debió de hacerlo a los anónimos asaltantes, hombres de a pie y de a caballo, que intentaron traspasarlas una y otra vez a lo largo de su larga historia? El castro prerromano de Yecla la Vieja, a un kilómetro y medio del pueblo salmantino de Yecla de Yeltes, a un tiro de piedra a su vez del más nombrado pueblo de Vitigudino, es todo un descubrimiento, una invitación gozosa a recrear con la imaginación formas de vida que existieron aquí en la tierra pero que hoy nos suenan a vestigios de otros planetas.

Entre los atractivos que presenta su visita están, por una parte, la colección de dibujos grabados que se ven a simple vista en algunas de las piedras que forman la muralla, más de un centenar dicen -aunque descubrirlos no es fácil y depende mucho de cómo les dé la luz natural-.

Petroglifos en las murallas del castro vetón de Yecla La Vieja. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Petroglifos en las murallas del castro vetón de Yecla La Vieja. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

Otra de las cosas que nos va a llamar la atención al acercarnos a la entrada del recinto defensivo es el campo de piedras hincadas que antecede el arranque de las murallas. Un campo de piedras hincadas es una franja de terreno sembrada de rocas afiladas apuntando al cielo y muy juntas unas de otras, de manera que es imposible pisar entre ellas y se impedía así que hombres y caballos pudieran maniobrar cerca de las murallas mientras desde ellas los defensores les repelían con mucha facilidad.

La visita podemos comenzarla dando un rodeo completo por el exterior de las murallas mientras, por ejemplo, intentamos descubrir alguno de los grabados de los que hemos hablado antes. Una muralla levantada a base de grandes sillares, muy ajustados, colocados directamente sobre la roca del cerro, sin ninguna cimentación, pero con una gran solidez. Abajo se colocaron las rocas más grandes, disminuyendo en tamaño a medida que se ganaba en altura. Hoy los muros tienen una altura media de unos cuatro metros, con unos siete de anchura, pero es seguro que en el pasado sus dimensiones fueron muchísimo mayores.

En cuanto a los grabados, una de las características que hacen a este singular enclave un poco más singular aún, es la relativa abundancia de grabados rupestres que aparecen tallados en algunas partes de la muralla. En ellos destaca la presencia del caballo como el animal más representado. Pero también pueden descubrirse jabalíes, toros, gatos, asnos, laberintos, espirales, cruces y cazoletas. Aunque la presencia de la figura humana es bastante escasa, los especialistas destacan el valor de una escena de caza, tallada sobre una larga piedra tumbada a mitad de pared y fácilmente observable, en la que unos jinetes armados con lanzas acosan a unos jabalíes.

Aunque no se sabe el significado exacto de estas manifestaciones, sí se cree que los dibujos fueron tallados en un momento de esplendor en la vida del castro, a partir del comienzo de la segunda Edad del Hierro, en torno al año 500 a.d.C. Fundado por vettones, pasaría por una fase celtibérica alrededor del siglo III a.d.C., otra de romanización en el siglo I, pudiendo haberse despoblado a finales del XII.

Entre las cosas que vamos a poder ir viendo está, por ejemplo, el lugar donde situaron la necrópolis, un cementerio tardorromano, que encontramos un poco alejado de las murallas y protegido por una pirámide de cristal, en cuyos paneles vamos a leer cosas acerca de los rituales funerarios vetones y romanos.

Si continuamos rodeando las murallas vamos a ir localizando dónde estaban las otras puertas que daban a acceso al recinto o, por ejemplo, restos del poblado que se levantó aquí en la Edad Media. Hay que recordar que este lugar estuvo habitado durante muchos siglos, desde tiempos prehistóricos hasta la Edad Media.

Un poco más adelante, a la altura de otra de las puertas del castro, arranca una senda que lleva en unos 100 metros hasta un conjunto de grabados en el que se mezclan motivos vetones con una inscripción medieval que alude a los Siete Infantes de Lara. En otro punto del recorrido nos vamos a encontrar otra senda, que se aleja también un poco de las murallas, para bajar hasta el arroyo Varlaña, que rodea el castro, y ver un viejo molino tradicional.

Inscripciones en las murallas del castro vetón de Yecla La Vieja. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Inscripciones en las murallas del castro vetón de Yecla La Vieja. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

Una vez que completemos el rodeo a la muralla, nos podemos dedicar a explorar el interior que aparece presidido por la ermita de la Virgen del Castillo.

Murallas y campo de piedras hincadas del castro vetón de Yecla de Yeltes. Salamanca. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
Murallas y campo de piedras hincadas del castro vetón de Yecla de Yeltes. Salamanca. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego

El castro está acondicionado con paneles interpretativos, se visita por libre pero, dado que la visita se realiza por las sendas que rodean el castro, lo que sí que es recomendable es acudir con buen calzado de montaña.


reserva-online.jpg
DÓNDE DORMIR
 ¿Te apetece un hotel o una casa rural en esta zona? Utiliza el buscador de ofertas. ¡SUERTE!



Booking.com


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Viaje a los castros prehistóricos del oeste salmantino

Recorremos los principales asentamientos vetones que se localizan en el oeste de la provincia de Salamanca. Read More


More from Javier Prieto Gallego
Arco de Alcocer (Arévalo – Ávila)
Arco del Alcocer y estatua de la reina Isabel la Católica. [Arévalo....
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *