CUENCA DE CAMPOS Y EL TREN “BURRA” (Valladolid)

Cuenca de Campos. Camino de Santiago desde Madrid. Provincia de Valladolid. Comarca de Tierra de Campos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Cuenca de Campos. Camino de Santiago desde Madrid. Provincia de Valladolid. Comarca de Tierra de Campos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
En el corazón de la comarca de Tierra de Campos, esta localidad vallisoletana te brinda la oportunidad de conocer cuáles son los rasgos más característicos de su paisaje y arquitectura. También es el punto de partida del tramo de Vía Verde que la une con la localidad de Villalón de Campos. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de Siempre de Paso me ayuda a genera contenidos gratuitos para que los disfrutes.

Un paseo junto al tren de las llanuras: la Vía Verde de Tierra de Campos

 © Texto y fotografías:  JAVIER PRIETO GALLEGO  
Busca el enlace de descarga al final del texto.

El topónimo de la localidad no deja lugar a inventar leyendas: Cuenca de Campos está en un hoyo -una cuenca- en mitad de las llanuras más llanas y cerealistas de Castilla. Así que quien se lo puso no se quedó calvo. El motivo de colocar el pueblo ahí no está claro teniendo tanto campo libre alrededor. Puede que fuera porque en las vaguadas los vientos del páramo son menos vientos y quienes viven en ellas se ven menos expuestos al resfriado, pero lo cierto es que esa condición orográfica supuso para la población un quebradero de cabeza, dada la afición del agua a correr siempre que puede cuesta abajo y quedar estancada en los hoyos. Así, en Cuenca de Campos los tormentones y los chusbascos pertinaces siempre fueron un problemón que, si venían mal dadas, podía acabar en tragedia. De hecho, queda memoria de avenidas increíbles que se llevaban por delante casas y, en ocasiones extremas, hasta vidas.

Ermita de San Bernardino. Cuenca de Campos. Camino de Santiago desde Madrid. Provincia de Valladolid. Comarca de Tierra de Campos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Ermita de San Bernardino. Cuenca de Campos. Camino de Santiago desde Madrid. Provincia de Valladolid. Comarca de Tierra de Campos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Puestos a buscar remedios a esos desmanes del agua, los de Cuenca dieron, fundamentalmente, en dos. Por un lado, poniéndose manos a la obra para trazar un canal que domesticara los cauces y los hiciera pasar de largo. Fue en 1798, más o menos cuando el Canal de Castilla empezaba a ser algo más que un proyecto de locos y se soñaba con hacer del agua un elemento de progreso y dejara de ser un enemigo imbatible. Por eso al conjunto de terraplenes, puentes y canalizaciones que se hizo entonces se le llama en Cuenca de Campos el Canal de las Lluvias o, también, La Ría. La otra solución puesta en marcha mucho antes es la de los conjuros. O sea, encomendarse a Santa Bárbara para apaciguar las trombas y los truenos, rezando en comandita para que los tormentones pasen de largo y les caigan a los de otro pueblo. O, si puede ser, que se disuelvan en el camino. Y esto no sólo por las inundaciones, sobre todo porque un tormentón a destiempo se lleva por delante las cosechas, con lo que eso supone de hambre y pobreza. Así, hay constancia en Cuenca de un rito para conjurar tormentas que data del siglo XVI. Este tenía su episodio central en lo más alto del pueblo, en el Conjuradero, lugar ubicado en la ermita de Santa Barbara. De aquella ermita queda la torre, que sigue siendo el mejor balcón para asomarse al casco urbano y a los cuatro vientos de la Tierra de Campos que, desde allí, parece tan ancha como un océano. En el 2009 volvió a realizarse el conjuro, del que no había referencias escritas desde 1886.

No es lo único a lo que asomarse desde la torre. Desde hace unos años se invita también a observar desde allí a una colonia de cernicalos primilla que ha hecho su casa entre los huecos de las tejas de un convento cercano. Esta especie está en peligro de extinción y, por tanto, poder contemplar sus trajines, también. La suerte de estos cernícalos es la desgracia del convento en el que anidan cada primavera. Sus desconchones, que son refugio para las rapaces, vienen del abandono y desgüace en el que fue cayendo el convento de San Bernardino de Siena, edificio ahora en manos privadas que fuera fundación, en el siglo XV, del Condestable de Castilla, de quien Cuenca era señorío.

Soportales de madera en la plaza mayor de Cuenca de Campos. Camino de Santiago desde Madrid. Provincia de Valladolid. Comarca de Tierra de Campos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Soportales de madera en la plaza mayor de Cuenca de Campos. Camino de Santiago desde Madrid. Provincia de Valladolid. Comarca de Tierra de Campos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

SANTA CATALINA DE SIENA. Tras varias décadas de abandono, desde que las monjas clarisas que lo habitaban decidieran marcharse, el convento fue adquirido en el año 2018 por la fundación Re-habitar Tierra de Campos con el propósito de evitar que continúe su deterioro, al tiempo que tratar de recuperarlo en la medida de lo posible. Gracias a las labores llevadas a cabo, y tras retirar unas bóvedas del coro alto, descubrieron que restos de un antiguo artesonado desaparecido. Las indagaciones realizadas, arduas y complicadas debido al paso del tiempo y falta de documentación, acabaron por ponerles sobre la pista de que dicho artesonado -o al menos una parte- podría ser el mismo que adorna en la actualidad la biblioteca del castillo que el magnate Willian Randolph Hearst se hizo construir en California a mediados del siglo XX. Al parecer, y debido a las dificultades económicas que padecían las monjas en las primeras décadas de ese siglo, el artesonado fue vendido -y desmontado- en 1930 a un anticuario de la capital palentina quien, a su vez, lo vendió en 20 de junio de 1930 al marchante Arthur Byne por 12.000 dólares (10.800 euros) para ser utilizado por encargo del multimillonario estadounidense. La gran particularidad que presenta este monasterio es ser el único que se conserva de esa época construido en tierra.

Pero en Cuenca hay mucho que ver y hacer todavía. Su iglesia de los Santos Justo y Pastor luce los artesonados mudéjares de mediados del siglo XVI más hermosos de la provincia. También es de mérito el retablo barroco. Como lo es la extraordinaria colección de piezas que exhibe el Museo de Arte de Sacro habilitado en su interior. El otro templo en pie, Santa María, es un recinto privado dedicado a la cultura. La arquitectura popular tiene su mejor rincón en los soportales de la plaza Mayor.

Inicio de la Vía Verde entre Cuenca de Campos y Villalón de Campos. Camino de Santiago desde Madrid. Provincia de Valladolid. Comarca de Tierra de Campos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Inicio de la Vía Verde entre Cuenca de Campos y Villalón de Campos. Camino de Santiago desde Madrid. Provincia de Valladolid. Comarca de Tierra de Campos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Vía Verde de Tierra de Campos

Y, para los andarines, el mejor remate puede ser llegarse hasta Villalón de Campos siguiendo el trazado del viejo “Tren Burra”, que por aquí tendía uno de sus brazos hasta que llegó su desmantelación en la segunda mitad del siglo XX. Los Ferrocarriles Secundarios de Castilla sirvieron para enlazar a finales del siglo XIX Valladolid y Medina de Rioseco. Desde esta partían dos ramales: uno hacia Palanquinos, en la provincia de León, y el otro hacia Villalón –el que puede recorrerse ahora- donde, de nuevo, volvía a dividirse en dos: uno seguía hasta Villada y el otro moría en Palencia. El inicio del paseo, que tiene 5 km de ida, fácil, sin pérdida posible y sin desniveles, hay que buscarlo en el arranque de la carretera VA-905, que también va hacia Villalón. A la ida o la vuelta la pradera, bancos y fuente de la ermita de San Bernardino de Siena, que guarda en su interior una curiosa colección de exvotos de la que sobresale la imagen a caballo que un Guardia Civil se hizo en 1853, da pie, al menos, a un rápido refrigerio.


EN MARCHA. A Cuenca de Campos puede llegarse por la VA-905 desde Medina de Rioseco o desde Palencia por la N-610 tomando esa misma carretera en Villalón de Campos.

EL PASEO. El viejo trazado por el que corrieron las vías del conocido como “Tren Burra” han sido acondicionadas para realizar a pie o en bicicleta a lo largo de los 5 km que median entre Cuenca de Campos y Villalón de Campos. Tel. Ayuntamiento de Cuenca de Campos: Tel. 983 74 00 11.

DESCARGA EL TRACK EN WIKILOC

Powered by Wikiloc

DÓNDE DORMIR

Booking.com

DESCÁRGATE GRATIS la versión en PDF de este reportaje tal y como la publiqué en EL NORTE DE CASTILLA

Contenido exclusivo para sucriptores del blog. Si eres suscriptor, pon aquí el correo electrónico con el que te suscribiste. Si no eres suscriptor, rellena el formulario y recibirás el enlace de descarga al final del proceso. Gracias.
Mediante este proceso podrás descargarte contenido exclusivo para suscriptores del blog SIEMPREDEPASO. Si no eres suscriptor del blog, tus datos entrarán a formar parte de la base de datos de suscriptores del blog. Estos datos solo se utilizarán para asuntos que tengan relación con la gestión del blog. Podrás cancelar esta suscripción en cualquier momento y tus datos serán borrados.
He leído y estoy conforme con las condiciones de uso de este enlace
Quiero este contenido


More from Javier Prieto Gallego
Acebales en Castilla y León
El acebo es uno de los árboles que más se relacionan con...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *