LA SANTINA SE MIRA EN EL EBRO BURGALÉS

Cueva eremítica bajo el caserío de Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Cueva eremítica bajo el caserío de Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
En este fácil paseo a pie en torno al embalse y localidad de Cillaperlata, en el corazón de Las Merindades, descubrirás, entre otras cosas asombrosas, por qué se guarda en él la imagen más antigua de la Virgen de Covadonga. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de Siempre de Paso me ayuda a generar contenido gratuito para que lo disfrutes.

Cuevas, viejos monasterios y una Virgen gemela en un paseo por Cillaperlata

Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

¿Qué tienen que ver la Virgen de Covadonga, la primera electricidad que llegó a Bilbao o la fundación del monasterio de San Salvador de Oña con un pequeño pueblecito de Las Merindades burgalesas llamado Cillaperlata?: pues espera un poco y te lo cuento.

Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Si te animas a visitar esta zona para disfrutar de pueblos y naturaleza, reserva ya aquí.


Cillaperlata es un pueblo pintoresco, pequeño y bien compuesto, que ofrece su mejor estampa sobre las aguas quietas del embalse de su mismo nombre, un pequeño remanso forzado del Ebro necesario para hacer nacer desde ahí el canal de Fontecha, que lleva las aguas hasta la central eléctrica de la localidad de Quintana Martín Galindo. Así, a simple vista, apenas da la sensación de un pequeño ensanchamiento que le hubiera salido al Ebro en un requiebro. Pero hete aquí que mirándolo de más cerca, en su tranquilidad y reducidas dimensiones lleva con orgullo ser el más antiguo de los embalses burgaleses. No sólo eso. Comenzaba el siglo XX cuando este tramo del Ebro entraba en la historia energética de España con la inauguración de la central hidroeléctrica de Quintana Martín Galindo. El 28 de febrero de 1904 empezaba a salpicar allí el primer salto de agua del país. Gracias al canal que nace en Cillaperlata se proyectaban sobre las turbinas de la central 22.000 litros de agua por segundo, capaces de generar una tensión de 30.000 voltios. Pero el gran reto de aquel proyecto estaba no sólo en generar la electricidad, sino en hacerla llegar, a través de las montañas, hasta la ciudad de Bilbao, 62 kilómetros más al norte. De todo ello se encargó la entonces recién creada compañía Hidroeléctrica Ibérica. Es así como de este remanso solitario, que regatea el mojón rocoso sobre el que se asienta Cillaperlata, arrancaba el complejo proceso gracias al cual llegó la primera corriente eléctrica a las industrias bilbaínas. Durante unos años toda esta infraestructura enarboló con orgullo ser la de mayor voltaje y longitud de Europa.

Embalse de Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Embalse de Cillaperlata y entrada de la cueva que se abre bajo el casco urbano. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

LA VIRGEN DE COVADONGA ES BURGALESA

Pero en Cillaperlata piensan que no es para tanto. Como tampoco lo es que en su iglesia parroquial se venere la talla conocida más antigua de la Virgen de Covadonga. Es decir: más  antigua que la que se reza en el santuario asturiano. Tanto que aunque a algunos les produce dudas, piensan que en Cillaperlata se venera a la imagen auténtica de la Santina asturiana, mientras que la que se veneró allí, hasta que un fuego la destruyó en 1777, era copia de esta. Tal descoloque geográfico vendría explicado por un grupo de monjes huidizos de la represión musulmana que, en tiempos de la Reconquista, irían haciendo su viaje hacia las montañas del norte. Los monjes eran portadores de la imagen que tiempo después aparecería en la cueva de Covadonga. Hay quien piensa que al pasar por Cillaperlata, donde se encontraba el importante monasterio de San Juan de la Hoz, dejaron una copia de aquella imagen, o puede que el mismísimo original. La imagen románica que obró el milagro de la victoria de don Pelayo se quemó en el incendio que destruyó el santuario de Covadonga en 1777. Poco después se repuso allí otra similar pero del siglo XVI, con lo que esta de Cillaperlata, sea original o copia, es, hoy por hoy, la imagen románica más antigua de la Virgen de Covadonga que se conoce. Pero en Cillaperlata, a pesar de que cada vez son más los asturianos que se llegan a la iglesia para ver in situ que aspecto tuvo la Virgen que ayudó a Pelayo, piensan que no es para tanto.

Como tampoco lo es que a un kilómetro del pueblo se localicen las cuatro piedras que quedan, devoradas por una maleza inmisericorde que no tardará en tragárselas para siempre, del monasterio de San Juan de la Hoz, en el que profesó una nieta de Fernán González y del que surgió el de San Salvador de Oña, el más importante y rico conjunto monacal de Castilla a lo largo de toda la Edad Media.

Resto de la iglesia del monasterio de San Juan de la Hoz. Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Resto de la iglesia del monasterio de San Juan de la Hoz. Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Un último motivo de asombro en esta pequeña localidad de las Merindades burgalesas es descubrir que una parte de su casco urbano se sustenta sobre un enorme peñón rocoso al que se puede penetrar unos metros por la boca de una cueva. Cuevas -un par de ellas, en realidad, aunque solo una es accesible ahora- que a lo largo de los siglos se han ido usando, según necesidades, como eremitorios, lugares de reunión del concejo, rediles o incluso viviendas. Se llega por una callejuela que por detrás de la iglesia baja hacia el río.

Resto de la iglesia del monasterio de San Juan de la Hoz. Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Resto de la iglesia del monasterio de San Juan de la Hoz. Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

EL PASEO

El rodeo completo al embalse de Cillaperlata brinda un fácil y espectacular paseo de 10 km de recorrido junto a las aguas del Ebro. Partiendo de Cillaperlata hay que cruzar el embalse y seguir las indicaciones del GR 99 hacia Trespaderne. Para la vuelta desde esta localidad se toma la carretera a Cillaperlata siguiendo ahora las señales del GR 85. También merece mucho la pena seguir las indicaciones del PRC-BU-106 que en 1,5 km lleva desde Cillaperlata hasta las ruinas del monasterio de la Hoz. Al llegar bajo un gran nogal hay que buscar la cancela metálica que da acceso al camino que termina en las ruinas.

Sendero PRC BU 105 que lleva a las ruinas del monasterio de San Juan de la Hoz. Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Sendero PRC BU 105 que lleva a las ruinas del monasterio de San Juan de la Hoz. Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Senderos junto al Ebro. GR 99. Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Senderos junto al Ebro. GR 99. Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Sendero PRC BU 105 que lleva a las ruinas del monasterio de San Juan de la Hoz. Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Sendero PRC BU 105 que lleva a las ruinas del monasterio de San Juan de la Hoz. Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Sendero junto al Ebro. GR 99. Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Sendero junto al Ebro. GR 99. Cillaperlata. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

En marcha. A Cillaperlata puede llegarse desde Oña o Trespaderne por el desvío que surge a dos kilómetros de esta última localidad.

El paseo. Paseo señalizado circular de unos 13 km, si se visitan las ruinas del convento de San Juan de la Hoz, con principio y final en Cillaperlata que puede realizarse en unas tres horas. La primera parte del recorrido discurre siguiendo la señalización del GR.99 hasta alcanzar la localidad de Trespaderne. Sin necesidad de entrar en la localidad, el regreso a Cillaperlata se realiza siguiendo la señalización del GR.85.

Descarga el track en Wikiloc

Powered by Wikiloc

DÓNDE DORMIR

¿Te apetece una escapada? Busca aquí tu alojamiento. Reservando aquí tu hotel o casa rural me ayudas a mantener este blog ¡Gracias! (esto no tiene ninguna repercusión para ti en el precio)

Booking.com
More from Javier Prieto Gallego
Máscara del Carocho Grande (Riofrío de Aliste, Zamora)
Reproducción de la máscara del Carocho Grande colgada en una calle de...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *