LA ALBUFERA: EL ENCANTO DE NAVEGAR ENTRE CAÑAS Y ARROZALES (Valencia)

Barraca construida durante el rodaje de la serie de televisión Cañas y Barro. Paseos en barca por La Albufera desde el El Palmar. La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego
La Albufera es un valioso espacio natural de la costa valenciana. Y una de las mejores formas de conocerlo es a través de los paseos en barca que se organizan desde la localidad de El Palmar. Hacerlo al atardecer convierte la experiencia en un recuerdo inolvidable. Te lo cuento en este reportaje. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de Siempre de Paso me ayuda a generar contenidos gratuitos para que los disfrutes. Gracias.
 © Texto y fotografías:  JAVIER PRIETO GALLEGO  

Quien se acerca hasta Valencia y desea conocer una de sus señas de identidad paisajísticas más relevantes no puede dejar de asomarse a ese inmenso mar interior que es La Albufera.

Paseos en barca al atardecer por La Albufera desde el El Palmar. La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego
Paseos en barca al atardecer por La Albufera desde el El Palmar. La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego
Arrozales en el entorno de La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego
Arrozales en el entorno de La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego

Un pequeño mar de agua dulce -albufera significa en árabe “pequeño mar”- que Estrabón estimó en unas 30.000 hectáreas pero que con el paso de los siglos, la especulación y el deseo de obtener terreno cultivable ha venido mermando de manera progresiva: 20.000 hectáreas se calcula que tuvo al final de la época musulmana, 14.000 en el siglo XVIII, 8.000 en el XIX y menos de 3.000 en la actualidad. En cualquier caso, una enorme cantidad de agua procedente de las sierras cercanas y cuyo entorno se ha visto fuertemente transformado sobre todo para el cultivo de arroz. Este y la pesca son sus dos aprovechamientos tradicionales. Sin embargo, la escasa rentabilidad que los pescadores de la zona obtienen de su trabajo ha hecho que en las últimas décadas la industria turística, en forma de hoteles y restaurantes, haya cobrado cada vez más peso.

Paseos en barca al atardecer por La Albufera desde el El Palmar. La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego
Paseos en barca por La Albufera desde el El Palmar. La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego

El epicentro de este valioso entorno natural es la localidad de El Palmar, una isla ubicada al sureste de La Albufera, a la que solo podía llegarse en barca hasta que en 1930 fueron construidos los puentes sobre las acequias que la rodeaban para comunicarla directamente con tierra firme.

Si bien la explotación de la pesca por parte de los vecinos del entorno se remonta al tiempo de la repoblación tras la Reconquista cristiana, la isla solo era utilizada en un principio para albergar pequeñas construcciones que los pescadores utilizaban como refugio o para guardar sus aperos de pesca. No es hasta la segunda mitad del siglo XVIII cuando aquellas construcciones se vuelven más grandes y confortables para acoger la residencia fija de las familias, hasta acabar conformando el poblado que dio lugar a El Palmar. Esta tradición pesquera secular hace que la Cofradía de Pescadores de El Palmar, formalizada como tal a mediados del siglo XIX, siga controlando el derecho de calado -o sea, las condiciones en que se deben realizar las actividades pesqueras- desde que el rey Jaime I les otorgó tal privilegio en 1250, de donde deriva, por ejemplo, que en la actualidad solo se autorice la pesca en la laguna de la preciada anguila a los nacidos en la localidad.

Paseos en barca al atardecer por La Albufera desde el El Palmar. La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego
Paseos en barca por La Albufera desde el El Palmar. La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego

La orografía plana, sin desniveles apreciables en el entorno inmediato de la laguna, junto al hecho de que sus orillas se ven rodeadas de altos y espesos carrizales o interminables plantaciones de arroz hace que la única forma de apreciar el paisaje esencial de La Albufera sea desde dentro. Si se hace acompañado de uno de los pescadores de la zona, mucho mejor. Y si es al atardecer, la experiencia puede llegar a ser casi mística, siempre y cuando las nubes no impidan en el último momento la contemplación de rojo círculo solar escondiéndose por el oeste tras las siluetas de las sierras del Caballón y la Cabrera.

En cualquier caso, el viaje en las típicas barcas planas y alargadas que tradicionalmente se movían impulsándolas mediante las “perchas”, las varas que se hincaban en el fondo de la laguna para darse impulso, siempre va a merecer la pena. El hecho en sí de circular por los estrechos canales que desembocan en la gran laguna brinda una experiencia única, al tiempo que nos acerca a un medio natural de gran importancia.

Paseos en barca al atardecer por La Albufera desde el El Palmar. La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego
Paseos en barca al atardecer por La Albufera desde el El Palmar. La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego

La Albufera se comunica con el mar Mediterráneo a través de tres golas o canales -del Perelló, Perellonet  y Pujol-, dos de ellos naturales y uno artificial. La regulación del nivel de la laguna se realiza mediante las compuertas que abren o cierran el flujo de agua por ellos en función de las necesidades del cultivo del arroz. Normalmente las compuertas se encuentran abiertas durante todo el año hasta que entre los meses de noviembre y enero se cierran para hacer subir el nivel de agua, se inunden los arrozales y comience la germinación.

Paseos en barca al atardecer por La Albufera desde el El Palmar. La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego
Paseos en barca al atardecer por La Albufera desde el El Palmar. La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego

El resto del año mantiene su profundidad habitual, entre un metro y metro y medio en toda su extensión, a los que se deben sumar cerca de dos metros más de barro en algunos puntos. Evitar quedarse atrapados por el barro es la razón por la que las barcas de La Albufera presentan un fondo plano y la forma de tradicional de desplazarlas era mediante el perchado.

Paseos en barca al atardecer por La Albufera desde el El Palmar. La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego
Paseos en barca al atardecer por La Albufera desde el El Palmar. La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego

La Albufera ha sido declarada humedal de importancia internacional mediante el convenio RAMSAR y, como tal, es un espacio de especial relevancia ornitológica. De hecho, uno de los grandes atractivos del paseo, que viene a durar una hora, es la posibilidad de contemplar, en muchos casos sin necesidad siquiera de prismáticos, algunas de las especies que la frecuentan, como anades, garzas, patos, garcillas, cormoranes o incluso ibis. Es también una importante zona de paso para muchas especies de aves en sus viajes migratorios.

Restaurante Racó de la Olla. Paseos en barca al atardecer por La Albufera desde el El Palmar. La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego
Restaurante Racó de la Olla. Paseos en barca al atardecer por La Albufera desde el El Palmar. La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego

Pero para conocer en profundidad los aspectos relacionados con la ecología que atañen a La Albufera, el otro lugar de visita imprescindible debería ser el Centro de Interpretación del Raco de l’Olla. Además de paneles interpretativos en su interior, el acceso a su torre permite una de las pocas vistas elevadas sobre la laguna. También muy interesante para hacer con niños es el paseo señalizado que conduce por las orillas del lago hasta un observatorio de aves mientras se descubre cómo es el entorno arbolado y vegetal que rodea La Albufera.

Área de Interpretación de Racó de L'Olla. La Albufera. Valencia. Comunidad Valenciana. España © Javier Prieto Gallego
Área de Interpretación de Racó de L’Olla. La Albufera. Valencia. Comunidad Valenciana. España © Javier Prieto Gallego
Área de Interpretación de Racó de L'Olla. La Albufera. Valencia. Comunidad Valenciana. España © Javier Prieto Gallego
Área de Interpretación de Racó de L’Olla. La Albufera. Valencia. Comunidad Valenciana. España © Javier Prieto Gallego
Aves en el cielo de La Albufera al atardecer. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego
Aves en el cielo de La Albufera al atardecer. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego
Paseos en barca al atardecer por La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego
Atardecer en La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego

Y DE COMER…

El Palmar es hoy el punto con mayor densidad de restaurantes en el entorno inmediato de La Albufera. Como no podía ser de otra manera, el arroz y la anguila son los productos estrella con los que se cocinan platos como paellas de pollo, conejo o mariscos; el “all i pebre de anguilas”; o la “espardeyà” que fusiona pollo, anguilas y huevos.


Paseos en barca al atardecer por La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego
Paseos en barca al atardecer por La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego
Uno de los lugares desde donde parten los paseo en barca por La Albufera. Comunidad Valenciana. España. © Javier Prieto Gallego

NAVEGAR POR LA ALBUFERA. En El Palmar existe una gran oferta de empresas que brindan la posibilidad de navegar por La Albufera en barcas tradicionales, si bien equipadas y movidas con motor. Es posible contratar paseos en barco durante todo el año. Según el momento, también es posible realizarlos con alguna demostración de pesca.

Entre estas empresas está el restaurante El Palmar, que cuenta con un embarcadero junto a su aparcamiento. En los paseos que coinciden con la puesta de sol se realiza una pequeña parada en mitad del lago. Un momento mágico que se disfruta en medio de un silencio coloreado tanto por los últimos rayos del sol como por el ajetreo de las aves y el plácido sonido del agua chocando contra la barca.

Dada la gran demanda en determinadas épocas del año conviene hacer la reserva con tiempo en los tel. 679 29 90 88 y 677 30 27 52. Web: http://www.paseosenbarcaalbufera.com.

QUÉ MÁS SE PUEDE HACER EN EL PALMAR. Puedes completar la visita a esta pequeña localidad visitando un Museo Etnográfico en el que se muestran muchos objetos relacionados con los usos tradicionales de la zona. Otro lugar que podemos visitar, junto al embarcadero, es La Trilladora del Tocaio, un edificio histórico de El Palmar en el que se ubicaba la trilladora que los cultivadores de La Albufera utilizaban para trillar el arroz. Es decir, para separar, con el ingenio que se alojaba en su interior, los granos de arroz de la paja. Una vez separados, mientras que los granos se ponían a secar en una explanada aledaña, la paja se utilizaba para alimentar la máquina de vapor que movía la trilladora. Cuando a mediados del siglo XX dejó de utilizarse para este fin, permaneció abandonada durante un tiempo hasta que volvió a recuperarse como sala de cine o de conciertos. En la actualidad alberga diferentes objetos relacionados con el cultivo tradicional del arroz.

MÁS INFORMACIÓN. http://albufera.valencia.es/


MAPA


DÓNDE DORMIR

reserva-online.jpg

¿Te apetece una escapada? Busca aquí tu alojamiento. Reservando aquí tu hotel o casa rural me ayudas a mantener este blog ¡Gracias! (esto no tiene ninguna repercusión para ti en el precio).

Booking.com
Tags from the story
, ,
More from Javier Prieto Gallego

Un paseo en torno a Maderuelo (Segovia)

Maderuelo es una de las localidades amuralladas más bellas de Segovia. Cuenta,...
Read More

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *