CÓMO VISITAR LA DESEMBOCADURA DEL TORMES (Salamanca)

Desembocadura del Tormes en el Duero. Entrambasaguas. Villarino de los Aires. Arribes del Duero. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego,
Desembocadura del Tormes en el Duero. Entrambasaguas. Villarino de los Aires. Arribes del Duero. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego,
El lugar en el que se juntan el Tormes y el Duero es un paraje de mucho encanto escondido en las profundidades de las Arribes salmantinas. Descubre cómo llegar y qué más cosas puedes ver por allí. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de Siempre de Paso me ayuda a generar contenido gratuito para que lo descubras.

En Villarino de los Aires confluyen el Tormes y el Duero

Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

Las Arribes del Duero son un territorio pródigo en muchas cosas. Es abundante en requiebros ribereños: el Duero y los varios afluentes que acuden a su cita con él no escatiman en revolverse como locos con tal de encontrar el mejor camino hacia el mar. Es abundante en bancales y terrazas: por doquier el paisaje de laderas empinadas aparece repeinado de escalones, nivelados piedra a piedra como única solución con la que lograr unos metros de tierra cultivable que el agua de las lluvias no se llevase cuesta abajo a las primeras de cambio. Es rico en castros prehistóricos, estelas funerarias, berracos, inscripciones, tumbas antropomorfas, bolos de granito y, también, en cañones de susto y balcones de mareo. De hecho, es éste uno de los principales rasgos de identidad de un paisaje con una personalidad tan marcada y definida como las cicatrices que dibujan sus ríos cuando desfilan por él.

Viejo molino en la desembocadura del Tormes en el Duero. Entrambasaguas. Villarino de los Aires. Arribes del Duero. Salamanca. Castilla y León.  España. © Javier Prieto Gallego.
Viejo molino en la desembocadura del Tormes en el Duero. Entrambasaguas. Villarino de los Aires. Arribes del Duero. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego.

Si te animas a visitar esta zona para disfrutar de pueblos y naturaleza, reserva ya aquí.


Todo esto, y más, se localiza, por poner un ejemplo, en los alrededores de Villarino de los Aires, el primero de los pueblos salmantinos que el Duero saluda tras dejar atrás la provincia de Zamora por Fermoselle y la presa de Bemposta. Está en el esquinazo más occidental de la provincia de Salamanca, en un recodo tan a trasmano de todo que hasta el primer tercio del siglo XX sólo podía llegarse por un camino de herradura. Y bastante más hubiera seguido así la cosa si no es porque la modernidad, la necesidad de generar luz eléctrica, dio en construir, en 1970, justo en ese esquinazo olvidado, uno de los complejos hidroeléctricos más importantes del país: el que une bajo tierra y por un largo conducto de 15 kilómetros las aguas del Tormes del embalse de Almendra con el salto de agua de Villarino, que las echa al Duero después de sacarlas todo el partido posible; un proyecto faraónico que, además de luz, trajo hasta la población el asfalto. Este salto escondido es, por su potencia energética, el segundo en importancia del país. Sus alternadores, a 437 metros de profundidad, son récord de profundidad en su género. Casi nada.

Pero el Tormes, además de esta desembocadura forzada, ofrece a los pies de Villarino su desembocadura natural en el Duero, un encuentro hasta el que merece la pena llegar para visitarlo con tiempo. El arranque del camino hay que buscarlo en la misma plaza Mayor del Villarino. Sin señalización que lo indique, hay que tirar por la calle Ambas Aguas, nombre ya de por sí indicativo de lo que se busca: de espaldas al Ayuntamiento, la del fondo a la derecha. La calle acaba por desarmarse para dar paso a un estrecho carril asfaltado allí donde los bancales, salpicados de olivos dispersos y encinas sin vértigo, se adueñan del paisaje. Son los campos de labor con los que Villarino se ganó a pulso la buena fama de su aceite y de sus vinos.

Villarino de los Aires. Arribes del Duero. Salamanca. Castilla y León.  España. © Javier Prieto Gallego.
Villarino de los Aires. Arribes del Duero. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego.

Sin posibilidad de pérdida se alcanza el punto en el que un cartel avisa de las fuertes pendientes con las que el carril salva los 300 metros de desnivel entre el pueblo y el lecho de los dos ríos. Estos se saludan a la vista del muro del embalse de Bemposta, en un área de domingueo con alguna mesa en el que merece la pena buscar, en los últimos metros del Tormes, los restos de un viejo molino con aires de cabaña pastoril.

Viejo molino. Desembocadura del Tormes en el Duero. Entrambasaguas. Villarino de los Aires. Arribes del Duero. Salamanca. Castilla y León.  España. © Javier Prieto Gallego.
Viejo molino. Desembocadura del Tormes en el Duero. Entrambasaguas. Villarino de los Aires. Arribes del Duero. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego.

Desde la misma plaza de Villarino se ofrece, esta vez sí señalizado, la posibilidad de alcanzar, en 150 metros de sabroso callejeo, el mirador de La Faya, un balcón con todas las de la ley desde el que se divisa a placer el discurrir del Duero.

Otro rincón imprescindible en los alrededores de Villarino es su Teso de San Cristóbal, privilegiada atalaya desde la que se atisban los cañones trazados por el Tormes antes de su desembocadura y a la que se llega por una carreterita señalizada a la entrada de la población. El lugar, que en el pasado fue asentamiento de tribus prehistóricas, aparece presidida por la ermita del mismo nombre.

Mirador de La Faya. Villarino de los Aires. Arribes del Duero. Salamanca. Castilla y León.  España. © Javier Prieto Gallego, 2003.
Mirador de La Faya. Villarino de los Aires. Arribes del Duero. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego, 2003.
Teso de San Cristóbal. Villarino de los Aires. Arribes del Duero. Salamanca. Castilla y León.  España. © Javier Prieto Gallego, 2003.
Teso de San Cristóbal. Villarino de los Aires. Arribes del Duero. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego, 2003.

Cerca queda la localidad de Pereña de la Ribera, famosa por ser el punto de arranque del camino que conduce hasta el Pozo de los Humos, una de las cascadas más espectaculares de toda la Península. Desde esta localidad, otra carretera alcanza la ermita de Nuestra Señora del Castillo, en un cerro que antaño fuera castro prehistórico y asentamiento romano. Los 400 metros de altura que median entre la ermita y el río lo convierten en el mirador con mayor desnivel de Las Arribes.


EN MARCHA. A Villarino de los Aires se puede llegar desde Salamanca por la SA-300 hasta Ledesma y Trabanca. Aquí otra carretera enlaza con esta localidad.

DÓNDE ESTÁ.


DÓNDE DORMIR

¿Te apetece una escapada? Busca aquí tu alojamiento. Reservando aquí tu hotel o casa rural me ayudas a mantener este blog ¡Gracias! (esto no tiene ninguna repercusión para ti en el precio)

Booking.com

More from Javier Prieto Gallego
La Cervatina (León)
En esta ruta circular del valle del Porma nos acercamos hasta un...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *