Un viaje junto a las aguas del río Alagón (Salamanca)

El río Alagón a su paso por el Meandro del Melero (Sotoserrano, Salamanca) desde el mirador de La Antigua (Cáceres. Extremadura). España. © Javier Prieto Gallego
El río Alagón a su paso por el Meandro del Melero (Sotoserrano, Salamanca) desde el mirador de La Antigua (Cáceres. Extremadura). España. © Javier Prieto Gallego
Los perfiles serranos de la Sierra de Francia acompañan el discurrir del río Alagón mientras enlaza pueblos con sabor y bellos paisajes. En este reportaje te cuento cómo organizar un viaje por sus orillas. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de Siempre de Paso me ayuda a generar contenido gratuito para que lo disfrutes.

Despeñaderos y revueltas

El río Alagón es una de esas raras corrientes que, siendo de Castilla o de León, no busca la querencia del Duero sino la del Tajo, en este caso. Nace en tierras salmantinas, en mitad del Campo Charro, bien rodeado de encinas y dehesas, para buscar en cuanto puede un camino propio y original, el que le lleva, como al poeta Gabriel y Galán, a morir en tierras extremeñas. Ambos, poeta y río, compartieron cuna y paisajes hasta el punto de que uno de los grandes embalses españoles, formado precisamente con las aguas del Alagón, lleva el nombre del vate. No muy lejos del embalse, en Guijo de Granadilla, está la casa-museo donde vivió y falleció el 16 de enero de 1905, a los 35 años de edad; en Frades de la Sierra, la casa en la que nació el 28 de junio de 1870. Entre ambos puntos la vida del poeta recaló en Salamanca y Madrid, donde estudió para hacerse maestro, en Guijuelo, donde ejerció cuatro años, y Piedrahita, donde ejerció cuatro más para casarse después con una joven extremeña, cambiando su vida de profesor por la de hombre del campo, al cargo de un finca de la familia de su mujer, muy cerca de Guijo de Granadilla. La vida del Alagón, sin tantos rodeos, también arranca de Frades de la Sierra buscando sus requiebros entre las sierras de Las Quilamas, de Francia y de Béjar, mientras enlaza poblaciones como Endrinal, Monleón o Sotoserrano antes de emprender su aventura extremeña, justo en el lugar en el que el Alagón dibuja un meandro tan de libro que parece trazado con compás y tiralíneas.

Si te animas a visitar esta zona para disfrutar de pueblos y naturaleza, reserva ya alojamiento aquí.

Estatua dedicada a Gabriel y Galán frente a la fachada de la casa museo donde vivió y murió Gabriel y Galán. Localidad de Guijo de Granadilla. Tierras de Granadilla. Cáceres. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Estatua dedicada a Gabriel y Galán frente a la fachada de la casa museo donde vivió y murió Gabriel y Galán. Localidad de Guijo de Granadilla. Tierras de Granadilla. Cáceres. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

Y justo en ese punto, en el conocido como meandro del Melero, donde las aguas ejercen también de límite territorial entre las provincias de Cáceres y Salamanca, es donde puede iniciarse este recorrido por las orillas del río. De hecho, el meandro es la evidencia de que el ímpetu juvenil del Alagón, cuyo curso alto se caracteriza por la abundancia de cascadas y saltos de agua, se ha serenado tanto que casi casi parece que va a estancarse. También es la evidencia de cómo un río con carácter es capaz de formar islas allá donde le venga en gana, en este caso un castillo de eucaliptos a los que el río rodea formando un foso natural por todos los lados menos por uno. El acceso hasta el meandro puede realizarse en coche desde la localidad de Riomalo de Abajo, puerta de entrada a Las Hurdes, tomando el camino que hay nada más cruzar el puente sobre este río, si se llega desde Salamanca. Al finalizar el asfalto basta continuar por el ramal derecho para alcanzar enseguida el mirador.

De vuelta a Riomalo, este viaje hacia las fuentes toma la carretera en dirección a Salamanca, cruza de nuevo el río y al poco se detiene ante el cúmulo de ruinas que, al borde de la carretera, recuerda la existencia de un pueblo llamado Cabaloria, desahuciado en tiempos de la construcción del embalse de Gabriel y Galán ante la posibilidad de que el cauce del Alagón subiera por aquí en exceso. Tres kilómetros después, un camino permite el acceso hasta el área recreativa de La Ferrería, junto a las aguas del río.

Puente romano sobre el río Alagón. Sotoserrano. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Puente romano sobre el río Alagón. Sotoserrano. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

El primer pueblo del viaje es Sotoserrano, antaño incluido también en la provincia de Cáceres y su comarca de Las Hurdes. Conserva algún ejemplo de arquitectura tradicional en su barrio de El Castillo.

Torre de la iglesia. Sotoserrano. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Torre de la iglesia. Sotoserrano. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Muchas más señas de identidad y rincones con sabor conservan Cepeda y Miranda del Castañar, pueblos serranos de pura cepa a los que la modernidad ha respetado lo suficiente como para no perder su encanto.

Rincón tradicional. Cepeda. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Rincón tradicional. Cepeda. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Cepeda. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Cepeda. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Cepeda desde el mirador de Madroñal. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Cepeda desde el mirador de Madroñal. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Pasadizos junto a la muralla. Miranda del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Pasadizos junto a la muralla. Miranda del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Tras unos kilómetros lejos del cauce, el Alagón aparece de nuevo a la altura de San Esteban de la Sierra. En San Miguel de Valero, cuya iglesia conserva un artesonado mudéjar, puede tomarse ya la carretera que conduce hasta Monleón, con imponente castillo de propiedad privada, Endrinal y Frades, por donde cruza también la Vía de la Plata.

CASA DE GABRIEL Y GALÁN. La casa donde nació el poeta en Frades de la Sierra se ha convertido en un museo que conserva la estructura tradicional con la chimenea, alcobas y distintos enseres que pertenecieron a la familia del poeta. La exposición se completa con un atractivo recorrido audiovisual por su vida y obra literaria. Horarios: viernes, sábado, domingo y festivo, de 12.00 a 14.00 horas y de 16.00 horas a 20.00 horas. Información y visitas concertadas: Tels. 681 208 775 – 682 657 204. La iglesia de San Vicente acoge también una muestra sobre el Camino Mozárabe o del Sur, dada la vinculación de esta población con la calzada romana.

Castillo de la localidad de Monleón. Salamanca. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
Castillo de la localidad de Monleón. Salamanca. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego

EN MARCHA. El acceso hasta Riomalo de Abajo puede hacerse desde Salamanca por la CL-512 hacia Vecinos continuando después por la SA-205 hacia Extremadura.

Mapa de viaje por las orillas del río Alagón. Salamanca.
Mapa del viaje por las orillas del río Alagón. Salamanca.

More from Javier Prieto Gallego
Viaje a los valles Calchaquíes del noroeste argentino (y IV)
Viaje a los valles Calchaquíes del noroeste argentino.
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *