Paseo hasta LAS PINZAS (Valladolid)

Espolón calizo de Las Pinzas, yacimiento prehistórico y antiguas minas de yeso que se asoman a la Ribera del Duero desde el páramo que media entre Pesquera de Duero y Curiel. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;
Espolón calizo de Las Pinzas, yacimiento prehistórico y antiguas minas de yeso que se asoman a la Ribera del Duero desde el páramo que media entre Pesquera de Duero y Curiel. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;
En el páramo que media entre Pesquera de Duero y Curiel un saliente calizo rodeado de precipicios, conocido como Las Pinzas, alberga una serie de oquedades, para muchos misteriosas. En este reportaje te cuento de qué se trata y cómo hacer el interesante circuito senderista que lleva hasta ellas. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de Siempre de Paso me ayuda generar contenido gratuito para que lo disfrutes.

Las Pinzas, habitáculos prehistóricos que se asoman a la ribera del Duero vallisoletana

  © Texto, vídeo y fotografías:  JAVIER PRIETO GALLEGO   

Desde abajo apenas parecen nada, unos agujeros roídos por ratones gigantescos que le hubieran hincado el diente al páramo calizo, queso blanduzco tan fácil de horadar como la nata montada. Cuando se sube hasta ellos, la harina es de otro costal. Lo que parecían madrigueras de conejo talludito son auténticas habitaciones, salas de estar a la sombra y al rebufo de los vientos fríos que, llegando el invierno, soplan sin piedad sobre los páramos pelados.

En la zona, la ribera vallisoletana del Duero entre Pesquera y Curiel, se las conoce como las cuevas de Las Pinzas, topónimo que toman de uno de los salientes en los que están horadadas. La utilidad, origen e historia de estas cuevas, un pequeño conjunto de agujeros abiertos en el estrato calizo sobre el que se sustenta el páramo, es incierto. Para unos son habitáculos de tiempos prehistóricos relacionados con las poblaciones vacceas que habitaron las riberas del Duero y el Pisuerga a finales de la Edad del Bronce y principios de la del Hierro. Para otros, son refugios de eremitas medievales que buscaban a Dios en la soledad de las montañas y en los huecos que tallaban en la roca entre oración y oración. Otros hablan de viviendas improvisadas por nómadas de épocas recientes o mineros del yeso.

Espolón calizo de Las Pinzas, yacimiento prehistórico y antiguas minas de yeso que se asoman a la Ribera del Duero desde el páramo que media entre Pesquera de Duero y Curiel. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;
Espolón calizo de Las Pinzas, yacimiento prehistórico y antiguas minas de yeso que se asoman a la Ribera del Duero desde el páramo que media entre Pesquera de Duero y Curiel. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;

Sí es del todo cierto que estos habitáculos, el mayor de los cuales viene a tener unos 15 metros cuadrados, se encuentran situados en un entorno con una riqueza arqueológica sobresaliente. De hecho, sus embocaduras se asoman exactamente al poblado vacceo de Pintia, que se divisa desde ellas al otro lado del Duero y en el fondo plano del valle. Prospecciones realizadas en las mismas laderas en las que están las cuevas han desempolvado numerosas piezas cerámicas, muchas manufacturadas en plena Edad del Hierro, junto a otro tipo de restos, como las ruedas pertenecientes a un molino de mano. Esos y otros indicios parecen probar la existencia en el lugar de una población de pastores del último momento de la Edad del Bronce, puede que contemporáneos con agricultores de la primera Edad de Hierro.

EL PASEO

La visita a este curioso y enigmático enclave, que brinda además unas espectaculares panorámicas sobre la ribera del Duero, puede hacerse a pie o en bicicleta por los anchos caminos de concentración que hilvanan fincas y pagos entre Pesquera y Curiel o viceversa.

Si se parte de esa primera población hay que buscar, en dirección a Peñafiel, el desvío que conduce hasta Roturas, diminuta localidad en la que finaliza esta calzada. El paseo, que no está señalizado aunque sí lo estuvo en su momento, transita por este desvío hasta localizar la pista agrícola que surge por la derecha 200 metros después de pasar el canal de Riaza. Es la pista agrícola que sube decidida entre viñedos y con claridad hacia lo alto del páramo que media entre los valles secundarios presididos por las localidades de Roturas y Curiel. Tras dejar al costado izquierdo la incorporación de otra pista y una balsa de agua para el riego, justo en el momento en el que se llega a lo alto se abre, de nuevo por la derecha, un desvío que lleva en otros 200 metros más hasta el borde meridional de ese páramo. Un viejo cartel retorcido indica que para llegar al mirador y el saliente de Las Pinzas hay que caminar por el mismo borde de la paramera, hacia la izquierda, unos 100 metros más hasta alcanzar unos bancos de madera. Ese es el lugar recomendado para la contemplación. Dado el recorte a plomo de este espolón calizo, traspasar esa barrera implica riesgos que cada cual debe evaluar.

Como también lo implica el curioseo de estas cavidades de acceso y utilidad poco claras. A la más grande de las cuevas se baja por el senderillo que, desde el extremo de una cadena desciende por el lado izquierdo del saliente, el que mira hacia Peñafiel, que se ve a lo lejos. Por el costado derecho del saliente se baja hasta los ojos de tierra que miran hacia Pesquera.

Espolón calizo de Las Pinzas, yacimiento prehistórico y antiguas minas de yeso que se asoman a la Ribera del Duero desde el páramo que media entre Pesquera de Duero y Curiel. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;

Ni que decir tiene que el disfrute de este bello entorno no debe hacernos bajar la guardia respecto a los precipios que alberga. Hay que recordar que el borde de este tipo de acantilados calizos se deshace con suma facilidad y puede ceder con una mínima pisada. También hay que avisar de que tanto la superficie del espolón como el acceso a las cuevas pueden convertirse en un barrizal intrasitable y peligroso con una mínima cantidad de lluvia. A la vista de todo esto, no es un lugar recomendable para visitar con niños a los que no se pueda tener constantemente bajo la supervisión de adultos.

Desde Las Pinzas el paseo puede continuarse hasta Curiel. Para ello hay que regresar hasta enlazar otra vez con el camino que sube desde la carretera de Pesquera a Roturas. Si se sigue por la parte alta del páramo se llega, en dos kilómetros a Curiel. Desde Curiel puede regresarse a Pesquera por la pista agrícola que surge junto a un crucero a la salida del pueblo, en la carretera hacia Peñafiel, y que corre paralelo al canal de Riaza. El recorrido total de este circuito sin señalizar pero sin pérdida es de unos 13 kilómetros que pueden hacerse en unas tres horas.


EN MARCHA. A Pesquera de Duero puede llegarse por la VA-101 que sale desde Peñafiel.

MAPA DEL RECORRIDO. Descarga el track en Wikiloc.

Powered by Wikiloc

DÓNDE DORMIR

DÓNDE DORMIR

Booking.com

Tags from the story
, , ,
More from Javier Prieto Gallego
Puntos de venta de EL NORTE DE CASTILLA EN MADRID
Para los amigos madrileños que siguen mis colaboraciones en el periódico EL...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *