Rincones imprescindibles en un viaje por las orillas del río Tormes (Ávila, Salamanca)

Ledesma, su iglesia y su bello puente sobre el Tormes. Salamanca. Castilla y León. España, 2005 © Javier Prieto Gallego
Ledesma, su iglesia y su bello puente sobre el Tormes. Salamanca. Castilla y León. España, 2005 © Javier Prieto Gallego
Un viaje lleno de sorpresas, naturaleza y pueblos con encanto siguiendo las orillas del río Tormes desde su nacimiento a su desembocadura. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de Siempre de Paso me ayuda a generar contenido gratuito para que lo disfrutes.

El río infinito

Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

El Tormes es un río infinito no por su longitud, que está calculada en 284 km entre su nacimiento y su fin, pero sí por las posibilidades de disfrutarlo que ofrece a quien lo coja como excusa. Se haga como se haga, el Tormes es un río en cuyo recorrido cada cual encuentra aquello que ha salido a buscar: arte a puñados, buenos comederos en cada rincón del camino, una naturaleza espectacular y pueblos de todos los tamaños colores y olores. Y todo al mismo tiempo que se recorre la provincia de Salamanca de punta a punta hilvanando muchos de sus perfiles más singulares, sin olvidarse del inevitable alto en la capital de la provincia a la que se llega por el mismo puente que los romanos pusieron para permitir el paso de su calzada número XXIV, Iter ab Emerita Asturicam, conocida para la posteridad como Vía de la Plata. El mismo en el que, consecuencia de un traicionero coscorrón, el Lazarillo dejó de ser niño para convertirse en pícaro.

Reflejos sobre el río Tormes a su paso por la localidad de Ledesma. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

Si te animas a realizar este viaje para disfrutar de pueblos y naturaleza, reserva ya aquí.

1. EL NACIMIENTO. El Tormes no brota de un caño concreto al que se pueda peregrinar. Eso tiene la ventaja de poder ver sus fuentes en cualquiera de los varios arroyos que resbalan por su cabecera en las laderas septentrionales de Gredos. Una estupenda caminata conduce desde Navarredonda de Gredos hasta las cascadas de Valdeascas. No existe señalización concreta, pero basta llegar hasta el Aula de Naturaleza y luego seguir río arriba por la orilla más marcada. No tiene pérdida y el espectáculo de toboganes de granito pulido por sus aguas compensa de sobra el esfuerzo.

Cerca del nacimiento del Tormes. Gredos. Ávila. Castilla y León. España, 2005 © Javier Prieto Gallego
Cerca del nacimiento del Tormes. Gredos. Ávila. Castilla y León. España, 2005 © Javier Prieto Gallego

2. EL BARCO DE ÁVILA. Apenas el río deja atrás las torrenteras y los perfiles montañosos de la Sierra de Gredos cuando alcanza el remanso señorial de esta villa encastillada. La ristra de poblaciones serranas que se arriman a las orillas del Tormes en su discurrir por la sierra –Navacepeda, Navalperal, Bohoyo, Aliseda-, da paso al primer gran núcleo histórico del curso. Su castillo, su plaza, sus puentes o su iglesia son hitos imprescindibles de la visita.

Plaza de España. El Barco de Ávila. Ávila Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Plaza de España. El Barco de Ávila. Ávila Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Iglesia de La Asunción y puente Románico al anochecer. El Barco de Ávila. Ávila Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Iglesia de La Asunción y puente Románico al anochecer. El Barco de Ávila. Ávila Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

3. PUENTE DEL CONGOSTO. La Edad Media se hace presente a la vista de su castillo emergiendo junto a los peñascos del río. Su puente de trece ojos fue lugar de paso obligado para los rebaños que recorrían la Cañada Real Soriana.

Puente del Congosto. Río Tormes. Salamanca. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
Puente del Congosto. Río Tormes. Salamanca. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego

4. EMBALSE DE SANTA TERESA. Los aromas de lo que cuelga en Guijuelo llega hasta las orillas de este embalse construido en los años 60 del siglo pasado. Es el segundo en volumen más grande de la cuenca del Duero, después del de Riaño. En el entorno puede visitarse la localidad de Salvatierra de Tormes, con restos medievales, parcialmente inundada durante la construcción del embalse.

Las ruinas del castillo de Salvatierra de Tormes llegan hasta la misma orilla del embalse de Santa Teresa. Río Tormes. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego.

5. ALBA DE TORMES. Tan omnipresente como los jamones en Guijuelo es aquí la presencia de la “santa andariega”, donde encontró su última morada. Por eso hay que ir a ver sus restos incorruptos al monasterio de la Anunciación. Pero también hay que dejar hueco para subirse hasta el torreón del castillo de los Alba, perfecto mirador sobre la villa, visitar el museo del Alfar, el Museo Arqueológico Padre Belda o la iglesia de San Juan, uno de los mejores templos de factura románico-mudéjar de la provincia de Salamanca. Y, por supuesto, para pasear por las orillas del río aguas arriba y abajo del puente.

Río Tormes entre niebla. Alba de Tormes. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Galle
Río Tormes entre niebla. Alba de Tormes. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Galle

6. SALAMANCA. Aunque a Salamanca puede entrarse por muchos caminos, lo obligado para quien viaja en compañía del Tormes es hacerlo por el puente romano. Además es desde allí desde donde se disfruta de una de las imprescindibles postales de la ciudad, con las cúpulas de sus catedrales emergiendo por detrás. El listado de monumentos que encierra el cogollo urbano da para varios folios y para varios días, pero quien quiera abreviar puede dirigirse a la plaza Mayor y apuntarse a las visitas guiadas que ahondan en lo fundamental.

Un grupo de turistas ante la fachada del Ayuntamiento en la Plaza Mayor de Salamanca. [Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego]
Un grupo de turistas ante la fachada del Ayuntamiento en la Plaza Mayor de Salamanca. [Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego]

7. LEDESMA.Poniendo una hermosa ribera y un veterano balneario de por medio el Tormes llega entre granito a esta ancestral población. De nuevo es un puente histórico el nexo de unión entre ambas orillas. Una vez dentro, el recorrido debe detenerse en su iglesia, el centro de interpretación histórico y el castillo, como poco.

Puerta de San Nicolás. Ledesma. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Puerta de San Nicolás. Ledesma. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

8. EMBALSE DE ALMENDRA. Un auténtico océano de agua dulce remansado sobre la presa más alta construida en España es lo que se extiende más allá de Ledesma: uno de los de mayor capacidad de España.

Embalse de Almendra. Río Tormes. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego, 2023.
Embalse de Almendra. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego, 2023.

Y 9. VILLARINO DE LOS AIRES.El viaje llega a su fin. El Tormes entrega sus aguas al Duero en un apartado rincón de Las Arribes, Ambas Aguas, al que se puede llegar en coche desde Villarino de los Aires por una calle con este nombre que parte de la plaza Mayor. En el entorno, también merece la pena acceder hasta el Teso de San Cristóbal con extraordinarias panorámicas sobre un Tormes al que hemos seguido desde su nacimiento. info@javierprietogallego.com

————————-

Desembocadura del Tormes en el duero. Entrambasaguas. Villarino de los Aires. Arribes del Duero. Salamanca. Castilla y León.  España. © Javier Prieto Gallego, 2003.
Desembocadura del Tormes en el duero. Entrambasaguas. Villarino de los Aires. Arribes del Duero. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego, 2003.

MAPA DEL VIAJE

More from Javier Prieto Gallego
El desfiladero del Cares (León)
En el corazón de los Picos de Europa una estrecha y abrupta...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *