QUÉ VER EN TORO (Zamora)

Interior de la iglesia del Santo Sepulcro. Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Interior de la iglesia del Santo Sepulcro. Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Toro se asoma al Duero desde un balcón de privilegio justo en el mismo lugar en el que encontramos su monumento más emblemático: la Colegiata de Santa María la Mayor, punto de partida para un paseo en el que se mezclan monasterios, iglesias, torres, soportales, castillos y bodegas en un menú que, lejos de saciar, deja un sabor de boca tan estupendo como el de sus afamados vinos. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de SIEMPRE DE PASO me ayuda a generar contenidos gratuitos para que los disfrutes.

Una densa historia y mucho que ver para un paseo por esta ciudad de afamados vinos

 © Texto y fotografías:  JAVIER PRIETO GALLEGO  

No sé muy bien si es Toro la que se asoma al Duero o es el Duero el que se acerca tanto tanto a Toro que casi se la lleva por delante. El caso es que desde el  mirador del Espolón lo que se ve es el giro de noventa grados que este río, señor entre señores, se marca a los pies mismos de la Colegiata. Es como si, abrumado ante tanto arte y hermosura en vez de girar con otro rumbo le rindiera una gentil genuflexión. Gesto que hay que valorar en lo que vale cuando hablamos de un río que es capaz de tajar algunos de los cañones fluviales más increíbles de Europa no muchos kilómetros más allá y tan solo por la cabezonería de no dar su brazo a torcer.

Colegiata de Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Colegiata de Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

Y esa es solo una de las cosas increíbles que uno percibe en un paseo por esta ciudad tan salpicada de conventos, palacios, iglesias y callejas recoletas. Otra es descubrir algo que ya intuía: que bajo esa ciudad ennoblecida por el paso y el peso de la historia existe un mundo paralelo, un laberinto oscuro y silencioso que está en el origen de sus afamados vinos, las bodegas que fueron extendiéndose durante siglos entre los cimientos de las casas como arterias que quisieran llegar a todos los rincones de un ser vivo.

Un ser vivo con tantos siglos a sus espaldas que ni siquiera pueden contarse a ciencia cierta. Un toro de granito colocado ahora a las puertas del alcázar viene a recordarnos la ocupación celtíbera de estas explanadas con largas vistas sobre la vega fértil de un Duero que debió sentirse como una muralla infranqueable.

Verraco prehistórico ante el alcázar de Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Verraco prehistórico ante el alcázar de Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

El alcázar, justo detrás, de lo que habla es de las repoblaciones llevadas a cabo por el hijo de Alfonso III el Magno a finales del siglo IX y principios del X, con colonos llegados de Asturias, Navarra y Vasconia. De ahí en adelante la ciudad fue ganando peso e importancia en el juego de las estrategias que se traían entre manos los poderosos, para brillar con especial intensidad entre los siglos XII y XVI. Un papel notable que se fue cimentando en acontecimientos como la firma, en 1218, del reconocimiento de Fernando III como rey de Castilla; las diversas Cortes celebradas aquí entre los siglos XIV y XV o la célebre batalla que el 1 de marzo de 1476 desbarató, en favor de Isabel “la Católica”, las pretensiones que la princesa Doña Juana “la Beltraneja” tenía de ocupar el trono de Castilla, al que aspiraba.

Arquitectura tradicional de ladrillo y entramados de madera en el entorno de la plaza Mayor de Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Arquitectura tradicional de ladrillo y entramados de madera en el entorno de la plaza Mayor de Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

De gran importancia fueron también las Cortes convocadas aquí de nuevo tras la muerte de la reina Isabel en 1505 por su viudo, Fernando “el Católico”. Una reunión de alto nivel en la que se leyó el testamento de la reina, confirmando a su hija Juana como reina de Castilla, y se promulgaban las conocidas como Leyes de Toro, el conjunto de leyes básicas del derecho civil castellano, dictado un poco antes del fallecimiento de la reina, cuyo valor estriba en haber encarrilado el ordenamiento jurídico español de los siglos posteriores. Digamos que la buena estrella de Toro se torció tras el apoyo prestado al bando perdedor en la Guerra de las Comunidades contra Carlos V en 1521. A partir de ahí llegó un largo periodo de decadencia en el que tuvo tiempo, no obstante, para ser capital, hasta la reordenación administrativa de 1833, de una extensa provincia que incluía, además de las de Toro, tierras de la ribera palentina del Carrión o cántabras de Reinosa.

El paseo

Leído lo previo seguro que se entiende mejor el largo reguero de caserones, escudos nobiliarios, iglesias monumentales y conventos que salpican el apretado callejero de su casco viejo. Ese que fue creciendo, bien pegado al río y sus precipicios, con la Colegiata como centro al que se dirigen siempre calles y miradas.

Pero ante tanto y tan bueno conviene no dejarse deslumbrar por lo inmediato, que sería sumergirse sin preámbulos en las penumbras de la Colegiata. Conviene mucho más comenzar por el principio, que no es otro que acercarse hasta la Oficina de Turismo. La encontramos en el interior del alcázar, en uno de los extremos del paseo del Espolón y es la mejor manera de organizar prioridades. Según el tiempo disponible y el apetito de cada cual encontramos, en el menú de visitas, las guiadas que incluyen rincones tan sugerentes -y a menudo a tras mano de la visita más tradicional- como la plaza de toros, una de las más antiguas de España o el teatro Latorre, de estilo isabelino, construido en 1845. También hacen circuitos diarios visitando tres de las decenas de bodegas tradicionales que corren por el subsuelo toresano: la del Ayuntamiento, la de la Cámara Agraria y la bodega del Palacio de los Condes de Requena.

Para quienes prefieran deambular por libre, combinando así según el gusto visitas a monumentos y paradas para catar la gastronomía y caldos locales que se ofrecen en el entorno porticado de la plaza Mayor, existe la posibilidad, muy interesante, desde luego, de adquirir un bono de 5 euros con derecho a entrar en cinco de sus monumentos más principales: la Colegiata y las iglesias de San Salvador, San Sebastián de los Caballeros, el Santo Sepulcro y San Lorenzo el Real, cada uno dotado, para no perder detalle, con su correspondientes audioguías. Al margen del bono, aunque no de las visitas más que recomendadas, quedaría el monasterio del Sancti Spiritus.

Nave principal. Interior de la Colegiata Santa María la Mayor. Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Nave principal. Interior de la Colegiata Santa María la Mayor. Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

Y ahora sí. La Colegiata es el monumento emblemático de la ciudad. Se ubica junto al espléndido mirador del Espolón sobre la vega del Duero y con vistas a su espectacular puente medieval. El templo abarca un periodo de construcción de en torno a cien años, entre mediados del siglo XII y 1240, acusando un estilo de transición del románico al gótico. Se levantó en dos fases que quedaron reflejadas, además por el estilo, también por el color de las piedras, las primeras calizas, más claras, y las pertenecientes al segundo periodo areniscas, más rojizas. La planta del edificio recuerda a la catedral de Zamora y copia el Cimborrio de la Torre del Gallo de la catedral salmantina.

Portada de la Majestad, policromado, gótico del siglo XIII. Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Portada de la Majestad, policromado, gótico del siglo XIII. Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

Desde luego, su elemento más deslumbrante es la puerta occidental, denominada Portada de la Majestad o Pórtico de la Gloria. Protegida y a cubierto, la luz natural permite contemplar en todo su esplendor la profusa policromía de este pórtico –con más de 14 capas de pintura – recuperada tras 11 años de meticulosa restauración. El conjunto iconográfico es un maremágnum de figuras atrapadas en las columnas y arquivoltas. Apóstoles, obispos, mártires, abades, ángeles y 18 músicos se exhiben sobre el abarrotado tímpano en diferentes actitudes. En la última arquivolta se muestra una sobrecogedora representación del Juicio Final, con hileras de muertos resucitados y una impactante representación de los tormentos que se cuecen en el Infierno. No falta en este caso una poco frecuente representación del Purgatorio y sus llamas purificadoras de almas.

En la arquivolta superior se representan los horrores que esperan en el Infierno tras el Juicio Final. Portada de la Majestad, policromado, gótico del siglo XIII. Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
En la arquivolta superior se representan los horrores que esperan en el Infierno tras el Juicio Final. Portada de la Majestad, policromado, gótico del siglo XIII. Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

Entre la gran cantidad de obras de arte que atesora el templo es famoso el cuadro de la Virgen de la Mosca que puede verse en el Museo de la Sacristía. La subida a la torre, desde la que se contempla una espectacular panorámica de la ciudad y la vega, exige el esfuerzo de salvar los 138 escalones de su escalera de caracol.

Dos visitantes contemplan el cuadro La Virgen de la Mosca. Sacristía de la Colegiata de Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Dos visitantes contemplan el cuadro La Virgen de la Mosca. Sacristía de la Colegiata de Toro. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

QUÉ VER

COLEGIATA. Es el monumento emblemático de la ciudad. Se ubica junto al espléndido mirador de El Espolón sobre la vega del Duero y con vistas a su espectacular puente medieval. El templo abarca un periodo de construcción de en torno a cien años, entre mediados del siglo XII y 1240, acusando un estilo de transición del románico al gótico. Se levantó en dos fases que quedaron reflejadas, además por el estilo, también por el color de las piedras, las primeras calizas, más claras, y las pertenecientes al segundo periodo areniscas, más rojizas. La planta del edificio recuerda a la catedral de Zamora y copia el Cimborrio de la Torre del Gallo de la catedral salmantina. Su elemento más deslumbrante es la puerta occidental, denominada Portada de la Majestad o Pórtico de la Gloria. Su rica iconografía resulta aún más espectacular tras recuperar la policromía original. Entre la gran cantidad de obras de arte que atesora es famoso el cuadro de la Virgen de la Mosca que puede verse en el Museo de la Sacristía. La subida a la torre, desde la que se contempla una espectacular panorámica de la ciudad y la vega, exige el esfuerzo de salvar los 138 escalones de su escalera de caracol.

IGLESIA DE SAN SALVADOR. Edificio mudéjar del siglo XIII que perteneció a la Orden de los Caballeros del Temple. Conserva restos de pinturas murales. Alberga un interesante Museo de Arte Sacro.

IGLESIA DE SAN SEBASTIÁN DE LOS CABALLEROS. Conserva en su interior las pinturas murales de estilo gótico del Real Monasterio de Santa Clara.

IGLESIA DEL SANTO SEPULCRO. En la plaza Mayor, frente al Ayuntamiento, ofrece un interesante espacio expositivo con obras de arte sacro en el que destacan las características mudéjares del edificio.

REAL MONASTERIO DEL SANCTI SPIRITU. Fue fundado en 1307 por la Infanta de Portugal, Teresa Gil. Atesora un notable patrimonio artístico entre el que destaca el sepulcro en alabastro de doña Beatriz de Portugal. Actualmente acoge el Museo Comarcal de Arte Sacro.

RUTA POR LAS BODEGAS DE LA CIUDAD. La abundancia de bodegas tradicionales que horadan el subsuelo de la ciudad da idea de la importancia que este cultivo ha tenido a lo largo de su historia. Resulta muy interesante la ruta guiada por la Oficina de Turismo que recorre tres de sus bodegas más representativas: la del Ayuntamiento, la de la Cámara Agraria y la bodega del Palacio de los Condes de Requena.

Y DE COMER

La documentación histórica de los vinos de Toro viene de muy atrás. De hecho, hay múltiples referencias del favor que gozaba entre los reyes castellanos. Tampoco faltaba en las bodegas de los barcos que partían hacia la exploración de América. El entorno de la plaza Mayor, con un buen surtido de bares y restaurantes, es un buen lugar para degustar una gastronomía local en la que destacan unos excelentes quesos de oveja -churra y castellana-, el tostón, pichones, merluza a la toresana o el bacalao al ajo arriero. Ojo también a la repostería que encontramos en sus conventos.

DÓNDE COMER.

CASTILLA (caferestaurantecastilla.com). Platos típicos con toques de diseño e innovación.

LA ESQUINA DE COLÁS . Una estupenda opción para comer de raciones sentados en la terraza que se abre en una esquina de la plaza Mayor.

LOS BOCOYES (hotelesentoro.es). Cocina castellana con productos y vino de la tierra. Una de sus mejores bazas son los estupendos ventanales desde los que se disfruta de la vega toresana. El lugar de crianza de muchos de los ingredientes que se sirven en los platos.


INFORMACIÓN. Oficina de Turismo (en el alcázar de Toro). Web: turismotoro.com. Tel. 980 694 747.


DÓNDE DORMIR

reserva-online.jpg

¿Te apetece una escapada? Busca aquí tu alojamiento. Reservando aquí tu hotel o casa rural me ayudas a mantener este blog ¡Gracias! (esto no tiene ninguna repercusión para ti en el precio).

Booking.com
Tags from the story
,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *