El castillo de Canillas de Esgueva (Valladolid)

Castillo de Canillas de Esgueva. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.
Castillo de Canillas de Esgueva. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.
Sobre la superficie plana de un pequeño cerro se alzan dos columnas huérfanas y desamparadas. Son los únicos restos en pie de una de las fortalezas levantadas en el siglo XV para demostrar el inmenso poder de los señores feudales en el tramo vallisoletano del valle del Esgueva. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de Siempre de Paso me ayuda a generar contenido gratuito para que lo disfrutes.
Texto, vídeo y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

Sobre un pequeño cerro socavado de bodegas despuntan, como dos colmillos viejos, los contrafuertes que hasta 1970 sujetaban el último de los lienzos que en su día formaron la torre del homenaje del castillo de Canillas de Esgueva. Resulta acongojante contemplarlos a la luz amenazadora de una tormenta de primavera porque parece que el solo sonido de los truenos lejanos pueda tumbarlos de un retumbe. Pero ahí están, enhiestos y orgullosos de su propio equilibrio que, a la postre, resultó más perfecto que el de los muros que sujetaban. Y llevan ahí puestos 600 años. O puede que más.

Si te animas a visitar Valladolid, reserva ya aquí.

Y también dan pena. Pena porque a falta de almenas y torreones son como los restos de un naufragio a los que ya nadie les da importancia. Mucho menos en una tierra, Valladolid, tan regada de fortalezas formidables. La provincia española con más y mejores castillos. Ya es mala suerte. De hecho, estos despojos del tiempo ni siquiera aparecen en algunas publicaciones dedicadas a guiar al viajero de castillo en castillo por el valle del Esgueva que se los saltan, por falta de interés supongo, entre el castillo de Villafuerte, que le queda a un lado, y el de Encinas de Esgueva, que le queda al otro. Son como dos columnillas huérfanas, que si fueran romanas causarían pasmo y estarían acordonadas –prohibido tocar, prohibido apoyarse-, pero que, hoy por hoy, tienen toda la pinta de venirse abajo de un momento a otro sin que a nadie le importe mucho.

Castillo de Canillas de Esgueva. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.
Castillo de Canillas de Esgueva. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.
Castillo de Canillas de Esgueva. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.
Castillo de Canillas de Esgueva. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.

Otra cosa bien distinta debió de ser allá por siglo X cuando se iniciaba el condado de Castilla. De la mano del conde Nuño Núñez comenzó a establecerse entonces, a lo largo del valle del Esgueva, una línea defensiva desde la que argumentar lo que hiciera falta y que encontró en este cerrete uno de sus puntos fuertes. Ésta, en concreto, conectada como avanzadilla de la cercana fortaleza de Encinas de Esgueva.

Sin embargo, lo poco que hoy queda en pie y lo mucho que hay por el suelo -y diseminado por las bodegas- pertenece a la fortaleza levantada con posterioridad, hacia finales del siglo XIV, ya sin tanto afán amenazador.

Castillo de Canillas de Esgueva. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.
Castillo de Canillas de Esgueva. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.

Sea como fuere, llegarse a contemplar lo que queda e imaginar lo que fue merece siquiera un pequeño alto. Un paseo por este pequeño pueblo, que se extiende como acurrucado  a las faldas del cerro, sorprende por las vistas que desde él se brindan del valle del Esgueva en una u otra dirección. Sin duda, un otero estratégico para, desde lo alto de su torre, dominar todo cuanto se moviera alrededor.

También agazapada contra las faldas del cotarro, como las propias calles del pueblo, queda la iglesia de San Miguel, con algunos restos de su primitiva construcción románica.

Como decía, es este un viaje propicio para no pasar por alto las otras dos fortalezas cercanas que, dado que datan más o menos de la misma época y forman parte de la misma escuela arquitectónica, nos servirán para hacernos una idea de cómo de lucir el castillo de Canillas.

Castillo de Canillas de Esgueva. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.
Castillo de Canillas de Esgueva. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.
Castillo de Canillas de Esgueva. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.
Castillo de Canillas de Esgueva. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.

Por un lado queda Villafuerte de Esgueva, cuyos tres pisos del interior de la torre pueden visitarse y recorrerse el adarve. El castillo de Villafuerte es una obra señorial realizada en el siglo XV por Garci Franco de Toledo, personaje de las altas esferas de la sociedad vallisoletana, proveniente de una familia de judíos conversos y contador del reino, que utilizó su fortuna para ascender en la escala aristocrática con obras como esta. Los castillos se levantaban entonces sobre el territorio más como un símbolo de poder que con una intención defensiva. Las armas de fuego ya hacía tiempo que producían más daño que las ballestas. La erección de este castillo sirvió, entre otras cosas para cambiar, por decreto del señor, el nombre de la población, que dejó de ser Vellosillo para convertirse en Villafuerte.

Y el castillo que le queda al otro lado es el de Encinas de Esgueva. Esta fortaleza de mediados del siglo XIV, levantada por Diego López de Estúñiga, presenta una sólida y maciza estampa de fortaleza medieval dura de pelar, pero lo cierto es que es, sobre todo, fachada. El SENPA (Servicio Nacional de Productos Agrarios) lo compró a mediados del siglo XX cuando estaba a punto del venirse al suelo: evitó su ruina pero convirtió su interior en granero. Hoy es usado por el Ayuntamiento como recinto de actividad cultural y puede visitarse su interior a través de la Oficina de Turismo entre los meses de julio, agosto y septiembre.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

UN PASEO HASTA LAS FUENTES DEL ESGUEVA (Burgos)

Sencilla y atractiva propuesta para un paseo senderista con niños en
busca del lugar en el que nace el río Esgueva. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de Siempre de Paso me ayuda a generar contenido gratuito para que lo disfrutes. Read More


CASTILLO DE VILLAFUERTE DE ESGUEVA. Tel. para concertar visitas, 983 683 722. Web del Ayuntamiento.

CASTILLO DE ENCINAS DE ESGUEVA. Tel. para concertar visitas, 662 68 64 26. Web del Ayuntamiento.


¿DÓNDE ESTÁ CANILLAS DE ESGUEVA?


More from Javier Prieto Gallego
¿Necesitas una foto para un stand?
Una de mis imágenes del castillo de Peñafiel (Valladolid) presidiendo los viñedos...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *