Un paseo hasta la Hoya de Huidobro

Camino del puerto de La Eme a la Hoya de Huidobro. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Fácil paseo hasta la Hoya de Huidobro, un apartado rincón de Las Merindades en el que despunta una de sus iglesias románicas más notables, acompañada por un puñado de viejas minas abandonadas de cobre explotadas durante 200 años. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de Siempre de Paso me ayuda a generar contenido gratuito para que lo disfrutes.

Un estrecho pasillo natural conduce hasta Huidobro, un apartado rincón de Las Merindades

Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

En alto sobre un leve resalte del terreno, coronando una especie de tarta natural invisible, el templo románico de San Clemente preside, con algo de bochorno por la vencidad de las horribles naves ganaderas, el espectacular anfiteatro natural en el que se encuentra situado este pequeño enclave burgalés. La conocida como Hoya de Huidobro es un fenómeno geológico espectacular. Abierta en el límite entre el territorio de Los Altos y Sedano, la erosión y los movimientos tectónicos han dibujado sobre el terreno una enorme depresión circular, hundida con respecto al territorio circundante, que en el fondo parece como provocada por el impacto de un enorme meteorito.

Si te animas a visitar esta zona para disfrutar de pueblos y naturaleza, reserva ya aquí.

Iglesia de San Clemente antes de su restauración en 2018. Huidobro. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Iglesia de San Clemente antes de su restauración en 2018. Huidobro. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

En la puerta de la iglesia de San Clemente se rodaron algunas escenas de la película El disputado voto del sñor Cayo, de Antonio Jiménez-Rico.

Sólo que mientras ese entorno presenta la aridez y perfil estepario propio de la paramera que se prolonga hacia Las Loras, la Hoya de Huidobro aparece en el paisaje como un milagro de verdores imprevistos, un cuenco privilegiado al que los dioses hubieran dotado de un clima y una vegetación imposible tan sólo unos kilómetros más allá. El contraste es tan brutal que la estampa parece sacada de contexto. De un contexto, el de Las Loras, dominado por las superficies planas, duramente castigadas por un clima seco y frío que sólo permite una escuálida vegetación esteparia y una vida animal acostumbrada al frío y calores extremos.

Iglesia de San Clemente. Huidobro. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Iglesia de San Clemente. Huidobro. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Iglesia de San Clemente. Huidobro. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Iglesia de San Clemente. Huidobro. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Mientras, esta hoya amplia y herbosa, es el reino de las hayas y el robledal que aquí conforman espesuras considerables y unos pastos frescos que todavía degusta una cabaña vacuna superviviente de las políticas ganaderas de las últimas décadas. Este denso tapiz natural ha ido disimulando los arañazos considerables provocados en el pasado por explotaciones petroleras y minas de cobre que a punto estuvieron de desfigurarla para siempre.

Camino del puerto de La Eme a Huidobro. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Camino del puerto de La Eme a Huidobro. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

EL PASEO

Pero si espectacular es el enclave, no lo es menos el camino de acceso para quien quiera explorar a pie el desconocido y apartado cañón natural que comunica el puerto de La Eme con la localidad de Huidobro.

El comienzo del paseo, y del camino que comunica estos dos puntos, se localiza en la primera gran curva de este puerto que enlaza por carretera las localidades de Pesquera de Ebro y Cubillo del Butrón, inmediatamente después de dejar a mano derecha la pista de tierra que conduce hasta Cortiguera. Es también el inicio del barranco de Turriente, que ira ganando espectacularidad en la misma medida que su angostura, tanto que acabará por convertirse en un estrecho pasillo con sitio sólo para el paso del arroyo de la Tejera, el camino y añosos ejemplares de hayas centenarias.

A un kilómetro del inicio se alcanza una cancela para el ganado con aviso de coto de setas. Mientras el camino aparece flanqueado de aulagas en flor y un ejército considerable de enebros y sabinas de larga vida por debajo va dibujándose cada vez con mayor rotundidad el tajo rocoso que aguas arriba será desfiladero. Eso sucede a dos kilómetros del inicio, tras una marcada revuelta en la que camino y arroyo coinciden para correr juntos. Es el inicio del tramo más espectacular, con vertiginosos cortados a ambos lados y enormes peñascos amenazando desde lo más alto con venirse abajo en cualquier momento. Después de cruzar por segunda vez el arroyo, el camino inicia un ligero ascenso al tiempo que el desfiladero va abriendo su horizonte hasta abocar a la delicia de praderas que anteceden la inmediata llegada a Huidobro.

Mina de cobre abandonada junto a la carretera que va a Huidobro. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Mina de cobre abandonada junto a la carretera que va a Huidobro. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Mina de cobre abandonada junto a la carretera que va a Huidobro. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Mina de cobre abandonada junto a la carretera que va a Huidobro. Las Merindades. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

EN MARCHA. El inicio del camino se localiza en la primera gran curva del puerto de La Eme, entre las localidades burgalesas de Pesquera de Ebro y Porquera del Butrón, en el área natural de los Cañones del Ebro.

EL PASEO. Sin señalizar, pero sin pérdida posible: basta seguir el camino bien marcado entre ambos puntos. La distancia de ida es de 4,5 km que pueden hacerse en una hora.

Descarga el Track en WIKILOC

Powered by Wikiloc

QUE VER. El mejor punto de observación de la hoya natural de Huidobro es el pequeño cerro en cuya cima se encuentra la iglesia románica de San Clemente, rescatada en 2018 de una ruina que parecía irreversible. Presenta una bella y trabajada portada románica, además de un rico muestrario iconográfico en sus numerosos canecillos. También son de interés las bocaminas que se descubren en las laderas de la Peña Otero, sobre cuya cumbre despuntan aerogeneradores. Este pequeño conjunto de galerías y agujeros son los restos dejados por unas explotaciones de cobre que estuvieron en activo desde 1767 hasta los años 60 del siglo pasado. Si te acercas a curiosearlas, no olvides llevar una linterna.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Un paseo por los chozos de Orbaneja del Castillo (Burgos)

Orbaneja del Castillo tiene más cosas que ver que su afamada cascada. Descubre aquí cómo visitar uno de los conjuntos de chozos pastoriles de piedra mejor conservados de la provincia de Burgos. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de Siempre de Paso me ayuda a generar contenido gratuito para que lo disfrutes.Read More

Ruta arqueológica de La Horadada (Burgos)

Entre cantiles y riscos de vértigo se abre paso el desfiladero de La Horadada, en el arranque de Las Merindades burgalesas. Este viaje recorre algunos de los restos que dejaron por allí los habitantes que hicieron suyo estos paisajes hace más de 1.000 años. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de Siempre de Paso me ayuda a generar contenido gratuito para que lo disfrutes.Read More


More from Javier Prieto Gallego
La atalaya musulmana de Quintanilla de Tres Barrios
Defender la frontera del Duero supuso para el bando musulmán crear una...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *