La Siberia: pantanos y serranías de Badajoz

Embalse de La Serena desde el castillo de la localidad de Puebla de Alcocer. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España.© Javier Prieto Gallego
Embalse de La Serena desde el castillo de la localidad de Puebla de Alcocer. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España.© Javier Prieto Gallego
La comarca extremeña de La Siberia, en el confín oriental de la provincia de Badajoz, es un territorio de paisajes solitarios, pueblos pequeños y mucha agua. Conformada en la confluencia de varios embalses, atesora entre sus serranías la mayor cantidad de kilómetros de costa dulce de toda la Península.
Texto y fotografías: Javier Prieto Gallego
Distancia a recorrer en este viaje: 255 km

Lejos de lo que su nombre pudiera sugerir en un primer momento, la comarca extremeña de La Siberia se extiende por el confín nororiental de la provincia de Badajoz como uno de los territorios con más kilómetros de costa dulce de toda la Península. Esa es la consecuencia más directa de los sucesivos represamientos efectuados sobre el cauce del Guadiana a su entrada en la provincia. Otras no menos importantes están relacionadas con la actividad ornitológica que tal masa de agua genera en un entorno que, además, puede presumir de valiosas manchas forestales. Este viaje es tan generoso en curvas y apartadas carreteras como en espectaculares paisajes. Con la calma que tanto gratifica a quien le gusta detenerse a cada paso, discurre sin prisas por las solitarias calzadas que recorren el interior de las sierras de Cíjara y Pela, estribaciones ricas en pueblos, vida animal y paisajes, de los Montes de Toledo.

Embalse de García Sola. Río Guadiana. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España.
Embalse de García Sola. Río Guadiana. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

La Siberia es uno de los territorios con más kilómetros de costa dulce de toda la Península.

Si te animas a realizar este viaje para disfrutar de pueblos y naturaleza, reserva ya aquí.

Detalle de una fachada de estilo neomudéjar. Localidad de Orellana la Vieja. Comarca de Vegas Altas. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Detalle de una fachada de estilo neomudéjar. Localidad de Orellana la Vieja. Comarca de Vegas Altas. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

Aunque la localidad de Orellana la Vieja pertenece a la comarca de Vegas Altas se configura como un buen punto de partida para la exploración pormenorizada de La Siberia extremeña. También es la localidad que cuenta con una mayor y mejor infraestructura a la hora de disfrutar de todas las posibilidades de turismo activo que brinda el embalse de Orellana, a cuya orilla se encuentra. Con 808 hm3 de capacidad, las aguas del embalse inundan una superficie de 5.550 hectáreas. Sus 37 kilómetros de cola brindan una larga costa interior en la que prospera una rica comunidad de aves, especialmente anátidas, pero también cigüeñas negras y rapaces. La especial configuración de este embalsamiento, con una excelente calidad de agua, una escasa profundidad media y la existencia en buen estado de praderas de plantas acuáticas en su lecho, hacen de él un enclave de enorme importancia para las aves acuáticas hasta el punto de estar incluido, desde el año 1992, dentro de la Lista de Humedales de Importancia Internacional del Convenio Ramsar. También Sus aguas atraen cada año a entre 15.000 y 20.000 individuos de anátidas invernales, entre los que puede verse el ánade silbón, la cerceta común o el pato cuchara; grupos de grulla común que, en ocasiones llegan hasta los 5.000 individuos y otra gran variedad de especies a la que hay que sumar el avistamiento ocasional del águila pescadora. Tanto el embalse como la sierra de Pela, es zona ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves) y desde 1998 está considerado por la Junta de Extremadura como Zona de Especial Conservación.

Puerto deportivo en el embalse de Orellana. Río Guadiana. Localidad de Orellana la Vieja. Comarca de Vegas Altas. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Puerto deportivo en el embalse de Orellana. Río Guadiana. Localidad de Orellana la Vieja. Comarca de Vegas Altas. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

Con todo esto, no es de extrañar que la localidad haya apostado fuerte por la explotación turística controlada de este espacio con la construcción, en la península del cerro del a Herrería que se abre a sus pies, de un pequeña playa artificial con todos los servicios, merenderos, embarcaderos, Club Náutico y hasta un escenario flotante en el que se realizan espectáculos.

Chiringuitos junto al embalse de Orellana. Río Guadiana. Localidad de Orellana la Vieja. Comarca de Vegas Altas. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Chiringuitos junto al embalse de Orellana. Río Guadiana. Localidad de Orellana la Vieja. Comarca de Vegas Altas. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Orilla del embalse de Orellana. Río Guadiana. Localidad de Orellana la Vieja. Comarca de Vegas Altas. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Orilla del embalse de Orellana. Río Guadiana. Localidad de Orellana la Vieja. Comarca de Vegas Altas. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

Su zona antigua tiene, desde luego, otro sabor menos marinero. En medio de su casco urbano sobresalen los restos del castillo-palacio de los Orellana, edificio militar del siglo XV del que se conservan especialmente la torre del homenaje y tramos de muralla. El edificio religioso más importante es la iglesia parroquial, del mismo siglo. Sus tesoros más preciados son un Cristo de marfil, procedente del antiguo convento de San Benito, y una cruz procesional. El convento estuvo ocupado por monjas dominicas hasta la Desamortización del XIX. Hoy es un Centro Cultural.

Mucho más pintoresca aparece en el paisaje Orellana de la Sierra, cuyo caserío se adapta como puede a una topografía difícil. Esta localidad comparte con la otra Orellana un pasado de enfrentamientos en el que fueron de la mano a luchar contra los Golfines de Cáceres. De su linaje fundador, los Bejarano, conserva los restos de un castillo en lo alto de la población.

La localidad de Navalvillar de Pela aún conserva algunas muestras interesantes de su arquitectura tradicional, tal como puede verse en el entorno de las calles Matalobos, Pilar, Caridad, Nueva o Mártires. Un hecho curioso relacionado con la Guerra Civil tuvo lugar cuando el Ayuntamiento emitió moneda propia durante la contienda.

La localidad tiene varios telares artesanos que producen hilados y mantas de calidad. También son de calidad sus aceites y vinos de pitarra.  

Observatorio de aves. Dehesa extremeña. Parque periurbano de Moheda Alta. Localidad de Navalvillar de Pela. Comarca de Vegas Altas. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Observatorio de aves. Dehesa extremeña. Parque periurbano de Moheda Alta. Localidad de Navalvillar de Pela. Comarca de Vegas Altas. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

La dehesa de Moheda Alta se encuentra situada a cinco kilómetros de Navalvillar de Pela, junto a la carretera EX-116 en dirección a Guadalupe. Se trata de un espacio natural protegido, de alto valor ecológico y varias instalaciones didácticas que hacen muy recomendable su visita. El interés de este espacio se centra, sobre todo, en la observación del voluminoso grupo de grullas, alrededor de 20.000 ejemplares, que acuden cada año entre noviembre y febrero para pasar el invierno en este entorno de encinas viejas. El parque ocupa unas 150 hectáreas de dehesa tradicional en la que se puede acceder a dos torres de observación ornitológica, la de El Majadal y la de El Convento. Hasta la primera se llega continuando durante 1,5 km por la pista de tierra que pasa junto al Centro de Interpretación. La encina de El Convenio es todo un símbolo en el parque. Con una edad estimada en más de 500 años, y a pesar de estar seca desde finales del los años 90 del siglo XX debido a una enfermedad, su valor estriba en que era punto habitual de reunión de concejos y lugar de pactos para el reparto de montanera y pastos.

Dehesa extremeña. Parque periurbano de Moheda Alta. Localidad de Navalvillar de Pela. Comarca de Vegas Altas. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Dehesa extremeña. Parque periurbano de Moheda Alta. Localidad de Navalvillar de Pela. Comarca de Vegas Altas. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

El mayor interés de Casas de Don Pedro estriba en su iglesia de San Pedro, edificada en el siglo XIV pero muy modificada posteriormente. Es de estilo gótico civil y presenta una torre de ladrillo y aires mudéjares. Cerca queda la ermita de Nuestra Señora de los Remedios, del siglo XVI y estilo mudéjar.

Playa de Calicantos. Embalse de Orellana. Río Guadiana. Localidad de Casas de Don Pedro. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Playa de Calicantos. Embalse de Orellana. Río Guadiana. Localidad de Casas de Don Pedro. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

Desde esta localidad la carretera que va a Talarrubias acerca, en tres kilómetros, hasta el embalse de Orellana que aquí vuelve a ofrecer un nuevo área de esparcimiento en el lugar conocido como playa de los Calicantos.

Mirador de Puerto de Peña. Río Guadiana. Localidad de Casas de Don Pedro. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Mirador de Puerto de Peña. Río Guadiana. Localidad de Casas de Don Pedro. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

El trayecto entre Casas de Don Pedro y Valdecaballeros depara un alto en el mirador de Puerto Peña, un estrechamiento rocoso que sirvió en su momento para tender el muro de la presa que da lugar al embalse de Puerto Peña  o García Sola, otro más en la lista de represamientos que sufre el curso del Guadiana en este tramo. Los resaltes rocosos que ofrece la garganta y el entorno del embalse ofrece, de nuevo, refugio y hábitat a un alto número de especies orníticas, especialmente a una de las mayores colonias de buitre leonado de la provincia, y rapaces como el águila real, halcón peregrino o alimoche.

Embalse de García Sola. Río Guadiana. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España.  © Javier Prieto Gallego
Embalse de García Sola. Río Guadiana. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

La carretera corre por la orilla derecha del embalse hasta alcanzar la localidad de Valdecaballeros. En el pasado, hasta la remodelación provincial de 1833, esta localidad perteneció a la provincia de Toledo. Desde los años sesenta del siglo XX su nombre está estrechamente relacionado con la cercana central nuclear y las fuerzas ecologistas antinucleares que se opusieron eficazmente a su utilización en un enclave de tanta importancia medioambiental, hasta el punto de que nunca llegó a ser inaugurada. En el interior de la localidad se alza la iglesia parroquial dedicada a San Miguel Arcángel, de finales del siglo XIV y estilo mudéjar, que conserva dos lápidas con inscripciones romanas dedicadas a los emperadores Vespasiano y Domiciano.

A dos kilómetros de la población se localiza el desvío que acerca hasta el balneario de Valdefernando, centro termal cuyas aguas minero-medicinales vienen aprovechándose desde que, según se dice, en 1820 un cabrero descubriera accidentalmente cómo el agua dejaba pelada la piel de una cabra que había quedado a remojo en el manantial. Hoy se utilizan, con mucho mejor tino, en afecciones reumáticas, artrosis, hipertensión, estados depresivos o estrés.

En lo alto de un cerro se alza el caserío de Castilblanco, cuyo entramado urbano conserva aún dos barrios con cierto sabor:el Picocerro y el Perchel, con viviendas modestas y buenos ejemplos de la arquitectura tradicional de la zona. Su iglesia parroquial de San Cristóbal se asoma a uno de los bordes de la muela con el mismo control visual que tenía cuando sirvió también como fortaleza. El edificio es de principios del XV y está realizado en mampostería de ladrillo mudéjar. Una sorpresa inesperada aguarda al viajero que descubre que en el Ayuntamiento se muestra la flecha olímpica que encendió el pebetero de Barcelona durante los Juegos Olímpicos del 1992. Fue donada por su creador, gran maestro de los efectos especiales cinematográficos, Reyes Abades, natural de Castilblanco, encargado de realizar la ceremonia y que cuenta en su haber con 8 premios Goya.

Ermita de San Matías. Siglo XIV. El edificio corresponde a un antiguo descansadero de La Mesta. Localidad de Castilblanco. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. España.  © Javier Prieto Gallego
Ermita de San Matías. Siglo XIV. El edificio corresponde a un antiguo descansadero de La Mesta. Localidad de Castilblanco. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. España. © Javier Prieto Gallego

Abajo, en la llanada pero a la vista de la iglesia, queda la ermita de San Matías, edificio del siglo XIV que mantiene gran parte de la estructura del antiguo descansadero de La Mesta sobre el que se levanta y que en tiempos pasados sirvió de refugio a pastores y trashumantes.

El nombre de la población quedó ligado en el pasado a los llamados Sucesos de Castilblanco, terribles acontecimientos que tuvieron lugar en el pueblo la noche del 31 de diciembre de 1931, cuando durante la represión de una manifestación de campesinos provocada por las penosas condiciones de vida en la localidad se produjo la muerte de cuatro Guardias Civiles.

Localidad de Helechosa de los Montes. Embalse del Cíjara. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Localidad de Helechosa de los Montes. Embalse del Cíjara. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

En medio de un paisaje dominado por el relieve agreste y frondoso de la sierra de la Rinconada y las aguas turquesas del embalse de Cíjara se llega a Helechosa de los Montes. Muy cerca del Ayuntamiento se sitúa la iglesia parroquial de Nuestra Señora de Altagracia, del siglo XVI, con un retablo mayor interesante. Frente al Ayuntamiento resulta llamativa la fachada de un palacete de aires tradicionales reconvertido en alojamiento rural. Su fiesta del Corpus ofrece un interesante espectáculo etnográfico durante la procesión de los Diablucos, mascarada que se realiza desde el siglo XVI. El pueblo cuenta con una piscina natural. La localidad, junto a las de Villarta de los Montes, Fuenlabrada y Herrera del Duque, se encuentra dentro de la Reserva Regional de Caza del Cíjara, que abarca una extensión de 25.000 hectáreas entorno al embalse del mismo nombre.

Casa de Turismo Rural en la Localidad de Helechosa de los Montes. Embalse del Cíjara. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Casa de Turismo Rural en la Localidad de Helechosa de los Montes. Embalse del Cíjara. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Embalse del Cíjara. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Embalse del Cíjara. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

El trayecto que media hasta Villarta de los Montes discurre por apartados y solitarios parajes de la sierra de Cíjara. La estrecha carretera, apenas una pista forestal llena de baches y curvas, permite una intimidad con el paisaje que se vuelve más intensa en cada kilómetro recorrido. Antes de pasar el puente que salva la cola del embalse de Cíjara por esta parte, una pista de tierra lleva hasta la ermita de La Antigua, en alto sobre las aguas del embalse y con una talla románica y policromada de la Virgen. Poco después de pasar el viaducto también sale a la izquierda otra pista que lleva, en esta ocasión, hasta el paraje de Las Hoces del Guadiana, un espectacular rincón natural donde el cauce natural del río aparece encañonado y con una fresca ribera. Si el nivel del embalse es bajo, se verá solitario en medio del fangal el Puente Viejo, construcción medieval con 25 ojos y calzada empedrada por el que salvaban el río los rebaños de La Mesta. A la salida del pueblo otra señalización, esta vez a la derecha, indica la pista asfaltada que lleva hasta la piscina natural de El Castañar.

Poza natural de Los Castaños. Localidad de Villarta de los Montes. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Poza natural de Los Castaños. Localidad de Villarta de los Montes. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

La miel es la ocupación principal de los habitantes de Fuenlabrada de los Montes. De hecho, ocupa al 80% de una población que se muestra orgullosa de que el 10% de la producción nacional de miel proceda de Fuenlabrada. Su patrimonio monumental está encabezado por la iglesia de la Asunción, del siglo XVI y grandes proporciones. En el interior son apreciables el retablo y la pila bautismal. Además, cuenta con la ermita de Santa Ana y una picota jurisdiccional medieval conocida como el Pingote.

Soportales de la Plaza Mayor. Localidad de Herrera del Duque. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Soportales de la Plaza Mayor. Localidad de Herrera del Duque. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

Ocupando por completo la cima de un destacado cerro, el castillo de Herrera del Duque aparece en la lejanía como ejemplo de fortaleza roquera de origen árabe cuya estructura se adapta por completo a las irregularidades del terreno sobre el que se levanta. Su principal singularidad es la carencia de torres defensivas, innecesarias dado lo efectivo de su ubicación y la contundencia y espesor de sus muros. Su reconstrucción corrió a cargo, en el siglo XVI, del duque don Francisco de Zúñiga y Guzmán Sotomayor, al que alude el topónimo de la localidad. El pasado señorial de la villa queda patente en algunos de los palacios que conserva, como la Casa de la Encomienda o del Conco, cerca de la monumental iglesia de San Juan Bautista, del siglo XV, en la parte alta de la localidad. Ésta alberga en su interior una valiosa custodia de plata. La plaza Mayor, porticada, acoge en su espacio central una fuente de jaspe negro realizada en 1787. A 5 kilómetros de la localidad se encuentra el santuario de la Consolación, con una hermosa talla de la Virgen, del siglo XV.

Localidad de Villarta de los Montes. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Localidad de Villarta de los Montes. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Ermita del Carmen. Localidad de Talarrubias. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Ermita del Carmen. Localidad de Talarrubias. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

En el interior de Talarrubias se encuentran notables construcciones señoriales, como la llamada Casa del Patio, con una hermosa fachada barroca. Fue el convento que ocuparon los frailes franciscanos hasta que se trasladaron al Real Monasterio de Guadalupe. La iglesia parroquial de Santa Catalina de Alejandría es del siglo XVI, y en ella se aprecia la mezcla tres estilos: gótico, renacentista y mudéjar. Cerca se encuentra la capilla del Carmen, con una espectacular cúpula rococó. Otra ermita peculiar es la de San Roque, mudéjar del XVI, erigida en agradecimiento por la intercesión del santo en una peste que se cobró más de mil vidas. A la patrona de la localidad se la venera en la ermita de la Coronada, a tres kilómetros del pueblo.

Iglesia de Santa Catalina de Alejandría. Localidad de Talarrubias. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Iglesia de Santa Catalina de Alejandría. Localidad de Talarrubias. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego11
Patio de Armas. Castillo. Localidad de Puebla de Alcocer. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Patio de Armas. Castillo. Localidad de Puebla de Alcocer. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Patio de Armas. Castillo. Localidad de Puebla de Alcocer. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Patio de Armas. Castillo. Localidad de Puebla de Alcocer. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

El imponente castillo roquero de Puebla de Alcocer ocupa una privilegiada posición estratégica desde la que se domina un amplio panorama en el que se incluyen los embalses de la vega del Guadiana y el Zújar, una larga lista de poblaciones y hasta tres castillos medievales. Este control visual del entorno, a 697 m. de altitud, fue bien aprovechado por los ocupantes árabes que elevaron la primitiva fortaleza. El castillo actual es obra, en su mayor parte, del siglo XV. Desde el mismo aparcamiento que hay junto al castillo se accede a la disimulada ermita de la Virgen de la Cueva, oculta tras los canchales.

En la bajada del castillo se localiza el convento de San Francisco y, detrás de él, la Universidad Popular y un pequeño Museo Local. En la plaza Mayor se alza la iglesia de Santiago, con fachada plateresca. En ella fue enterrado el Maestre de Alcántara, Gutiérrez de Sotomayor y, según la tradición, el rey Pedro el Cruel, muerto en los campos de Montiel en 1.369. El casco urbano cuenta también con casonas de interés, como el palacio del duque de Osuna, la Casona de San Juan de la Puebla o la casa de la Inquisición. En las afueras, las ruinas del convento las Agustinas sustentan los nidos de una nutrida colonia de cigüeñas.

Embalse de Orellana. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Embalse de Orellana. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

Si se viaja en vehículo todoterreno puede resultar interesante recorrer la pista de tierra, a tramos muy bacheada, que desde las proximidades de Puebla enlaza con Orellana la Vieja a través del embalse de Orellana. La pista, que discurre entre bucólicas dehesas y solitarios paisajes, salta el embalse por el puente de Cogolludo. Tras salvar un inmediato túnel, se ven a la derecha las excavaciones valladas de la ciudad romana de Lacimurga, cuyos restos fueron parcialmente inundados por el embalse.

Alquería junto al embalse de Orellana. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Alquería junto al embalse de Orellana. Comarca de La Siberia. Badajoz. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

La ruta en Internet: https://turismolasiberia.juntaex.es/



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

RUTAS POR EXTREMADURA EN SIEMPRE DE PASO

QUÉ VER EN ALBURQUERQUE: CASTILLOS Y MENHIRES EN UN MAR DE ALCORNOQUES (Badajoz)

by Javier Prieto Gallego

Qué ver y hacer en una escapada de primavera por los alrededores de Alburquerque y el entorno de la Sierra de San Pedro, en la provincia de Badajoz. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de Siempre de Paso me ayuda a generar contenido gratuito para que lo disfrutes. Gracias.

Read More

GRANADILLA: UNO DE LOS RECINTOS FORTIFICADOS MEJOR CONSERVADOS DE ESPAÑA (Cáceres)

by Javier Prieto Gallego

Uno de los recintos fortificados mejor conservados de España llora su desdicha frente a las aguas del embalse de Gabriel y Galán, de las que se salvo de milagro. Descubre dónde está y cómo visitarlo en este reportaje. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de Siempre de Paso me ayuda a generar contenidos gratuitos para que los disfrutes.

Read More

Don Benito y su espléndido Museo Etnográfico (Badajoz)

by Javier Prieto Gallego

Uno de los actractivos que ofrece la visita a la localidad de Don Benito es la de su interesante Museo Etnográfico. Sus cerca de 3.000 piezas sirven para mostrar cómo era el discurrir de la vida cotidiana en esta importante cabecera de comarca en la primera mitad del siglo XX. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de SIEMPRE DE PASO me ayuda a generar contenidos gratuitos para que los disfrutes.

Read More


More from Javier Prieto Gallego
Ribota de Sajambre (Parque Nacional de Picos de Europa – León)
Un hermoso camino junto al río Sella comunica las localidades de Ribota...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *